política

¡Otra pelea! Ahora Claudia López culpa al uribismo de querer matarla

Aparte de sus enfrentamientos con Gustavo Petro, el expresidente Álvaro Uribe se convirtió en el nuevo flanco de señalamientos de la mandataria.


La alcaldesa Claudia López tiene hoy dos grandes controversias con sectores políticos. De un lado, con Gustavo Petro y la Colombia Humana, a quien cada vez señala con más vehemencia de estar propiciando los hechos de vandalismo, y de otro lado con el Centro Democrático.

Este miércoles, la mandataria, por desmarcarse de quienes la tildaron de estar cercana a la derecha y al propio expresidente, lanzó una grave acusación en contra del uribismo.

Recordó en entrevista con Blu Radio que tuvo que salir de Colombia en dos oportunidades, según ella, por culpa del uribismo. “Ahora resulta que pedir que no haya radicalización violenta y vandalismo es de derecha. Eso es de sentido común (…) Yo me he tenido que ir dos veces de este país porque el uribismo casi me mata. Cómo es de fácil ver la paja en el ojo ajeno y no en el propio”, aseguró.

Y agregó que a ella -quien hizo investigaciones sobre paramilitarismo y sus vínculos con la política en el país- la querían asesinar sicarios pagados por parapolíticos del uribismo. “No era un señor que robaba relojes en la esquina. Por esta radicalización hemos pasado muchos años”, aseguró la alcaldesa.

La mandataria dijo que lleva dos meses rogándole al expresidente Uribe que no estigmatice a los jóvenes que protestan, señalándolos de terroristas. Y al senador Petro, que no los radicalice. “Si le pido a Uribe, soy petrista. Si le pido a Petro, soy uribista. Es solo una muestra del sectarismo y radicalización en la que vivimos”, dijo.

Sus afirmaciones no cayeron bien. Directivos del Centro Democrático, desde su red social Twitter, escribieron: “Es inaceptable que, en el afán por resucitar candidaturas, la alcaldesa Claudia López ponga en pie de igualdad el terrorismo que alienta la Colombia Humana con nuestro partido, que defiende la seguridad y reclama la autoridad que ella no ejerce”.

Por sus peleas en los últimos días, López ha tenido que capotear diversas reacciones en su contra. La senadora Paloma Valencia, le dijo: “No alcaldesa, el uribismo jamás ha llamado al caos o a la violencia. Simple el discurso de que los extremos son iguales para tratar de presentar el centro como alternativa. Uribismo no promueve violencia y exige autoridad para mantener la seguridad”.

Mientras el concejal de Bogotá, Emel Rojas, del Partido Colombia Justa Libres, expresó que, en medio de esta lluvia de peleas políticas en la capital, “queda claro que más allá de tener o no razón, la mandataria acude a la confrontación política para tapar el hecho de que Bogotá se le salió de las manos y no tiene una solución clara para recuperarla”.

Desde la izquierda, López también ha sorteado críticas por sus posiciones frente a Petro durante la semana. Hollman Morris, la tildó de irresponsable. “Insistir en señalar a la Colombia Humana de terrorismo es una calumnia inaceptable que pone en peligro la vida de los millones de colombianos que se identifican con este movimiento”. Y la congresista María José Pizarro, de la Coalición Decentes, le pidió respeto por sus afirmaciones. “Claudia, deje de hacer su propia campaña desde la alcaldía. Su responsabilidad es gobernar Bogotá, no hacer señalamientos irresponsables contra nuestra colectividad”.

Aunque la alcaldesa de Bogotá ha insistido en lanzar señalamientos a la izquierda y a la derecha en el país y hacer poca autocrítica a su gobierno por las alternaciones de orden público durante las últimas semanas, seguramente tendrá que entregar más de una respuesta a la Justicia porque desde la izquierda ya anunciaron denuncias por injuria y calumnia en su contra.