nación

Atención: Iván Cepeda propone que disidentes de Farc, como Iván Márquez, se reincorporen al proceso de paz | ¿No importa que estén delinquiendo?

El 7 de agosto, el presidente electo tomará posesión para el periodo 2022-2026. La paz, según dijo, será una de las prioridades de su gobierno.


En 2016 el Estado colombiano y la entonces guerrilla de las Farc firmaron el Acuerdo de Paz que se construyó durante cinco años en La Habana, Cuba.

Sin embargo, muchos de quienes integraban las filas de la guerrilla no estuvieron de acuerdo en lo que se estaba pactando con el Gobierno colombiano, y se empezaron a conocer noticias sobre el surgimiento de grupos criminales.

En efecto, con el paso del tiempo la creación de las disidencias de las Farc fue una realidad. Iván Márquez decidió abandonar el tránsito a la legalidad y se internó en las selvas del país para seguir delinquiendo. En ese mismo camino estuvieron Jesús Santrich, Romaña y El Paisa, quienes han muerto en disputas por rutas del narcotráfico.

Después de que Márquez abandonara el proceso de paz, apareció en un video fuertemente armado junto a otras personas que pertenecieron a las Farc-EP para anunciar el surgimiento de la ‘Segunda Marquetalia’, una agrupación de exguerrilleros que se juntó para delinquir y mantener el negocio del narcotráfico.

El presidente Iván Duque siempre mantuvo su postura frente a estos disidentes como criminales a los que les caería el peso de la ley o la tumba, al considerar que al dejar el proceso de paz no tenían oportunidad de acceder a los beneficios otorgados.

Sin embargo, el senador Iván Cepeda, quien desde el 20 de julio asumirá la curul en representación del Pacto Histórico, lanzó una propuesta que seguramente generará todo tipo de reacciones.

El legislador le explicó a SEMANA que una de las prioridades del presidente electo Gustavo Petro será la de lograr una “paz total” en Colombia, por lo que a título personal propuso que los disidentes tengan una segunda oportunidad.

“Creo que podría servir para que las disidencias que surgieron por la no implementación del acuerdo, se reincorporen al acuerdo de paz y de esa manera se desactivarían las disidencias de Farc”, dijo Cepeda.

A juicio del legislador, las disidencias se crearon y se fortalecieron por la lentitud en la implementación del acuerdo de paz y, por eso, es viable reincorporar a estas personas al tránsito a la legalidad. “Con relación al acuerdo de paz donde hay aspectos pendientes por implementar, el Gobierno tendrá una política eficaz para terminar con ese proceso. Por ejemplo la reforma agraria, la reforma política y aspectos de política del narcotráfico”, dijo.

Todavía no está claro si esta propuesta de Iván Cepeda sería apoyada por Gustavo Petro, ya que el tratamiento que le ha dado el Estado colombiano a las disidencias es el mismo de los grupos armados organizados residuales y son considerados delincuentes y narcotraficantes.

Además, muchos de los que estuvieron en el proceso de paz y se fueron a seguir delinquiendo, alcanzaron a recibir beneficios del acuerdo de paz, pero tomaron la decisión voluntaria de continuar en la ilegalidad.

“Hemos dicho que haremos una paz total, no es asunto de lenguaje es que queremos que el país viva en paz. Por eso se trabajará en distintos frentes. Gustavo Petro lo ha dicho, la paz será fundamental para el Gobierno y será en el que se buscará resolver los problemas de violencia en el país”, reiteró Cepeda.

En total, hay más de 16 líderes de las disidencias que están en constantes enfrentamientos por control territorial y rutas del narcotráfico, por lo que se desconoce si Iván Márquez, solo por nombrar alguno, tenga interés en dejar de delinquir.

No está claro cómo sería el tratamiento para los disidentes, en caso de que se aplique esta medida, por los delitos cometidos después de la firma del acuerdo de paz y si entrarían a la Jurisdicción Especial para la Paz. En todo caso, el tema se está trabajando y la propuesta sería presentada en los próximos días.

Cepeda fue claro en que para los grupos al margen de la ley como el Clan del Golfo solo cabría una política de sometimiento a la justicia y se descarta totalmente una negociación con este tipo de grupos criminales.

Así mismo, los integrantes del Partido Comunes, integrado por quienes firmaron el acuerdo de paz, no se han pronunciado sobre esta propuesta, pero en su momento han sido grandes críticos de las disidencias por el costo político que han tenido que asumir por las decisiones de sus excompañeros.

 El jefe y fundador de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez, se ha venido quedando solo. Sus principales lugartenientes, como Jesús Santrich, el Paisa y Romaña, cayeron en territorio venezolano, al que consideraron su santuario, pero se convirtió en su cementerio. Allá se sentían intocables por la complicidad de la Guardia Bolivariana.
El jefe y fundador de la Segunda Marquetalia, Iván Márquez, se ha venido quedando solo. Sus principales lugartenientes, como Jesús Santrich, el Paisa y Romaña, cayeron en territorio venezolano, al que consideraron su santuario, pero se convirtió en su cementerio. Allá se sentían intocables por la complicidad de la Guardia Bolivariana. - Foto: afp

El pasado 22 de junio las disidencias de las Farc reaparecieron con un comunicado en el que le expresan su pleno respaldo a Gustavo Petro y Francia Márquez, quienes fueron elegidos por los colombianos como presidente y vicepresidenta, respectivamente.

En la comunicación de las disidencias, hombres que se apartaron del tránsito a la legalidad y siguieron delinquiendo aseguran que la llegada de Petro a la Casa de Nariño es la muestra del cambio que venían pidiendo los colombianos desde hace algunos años.

“Respaldemos al gobierno de la vida y de la esperanza (…) Llegó la política del amor. Protejamos a Petro y a Francia para que no les pase nada y tengan larga vida. Llegó la política del amor, el gobierno de la esperanza”, dicen en la comunicación.

El texto está firmado como Farc-EP Segunda Marquetalia, por lo que se podría pensar que es la postura de todos los integrantes, en cabeza de Iván Márquez. “Metámonos con todo, con cuerpo y alma, en el propósito colectivo de lograr la paz completa para Colombia. Tenemos que dialogar para frenar la guerra”, dicen quienes abandonaron el proceso de paz que se pactó en La Habana, Cuba.