nación

Por demoras de un contratista, colegio en Cali regresó a la presencialidad con un solo inodoro habilitado

Los profesores y estudiantes se manifestaron en contra del regreso a clases sin garantías de bioseguridad.


Tras el reciente retorno de los estudiantes a las clases presenciales a nivel nacional, en Cali, Valle del Cauca los estudiantes y maestros de un colegio al sur de la ciudad protestaron este martes 1 de febrero, por las malas condiciones en las que encontraron las baterías sanitarias de la institución.

Según recoge el programa Noticentro CM&, en la sede central del colegio José María Carbonell, ubicado en la calle 13 número 32-88 de la capital vallecaucana, solo estaría funcionando un inodoro y dos orinales para toda la población estudiantil, se estima que esta sea de unos mil estudiantes.

Ante esta situación, tanto los escolares como los maestros no tuvieron más remedio que convocar una manifestación afirmando que esas no eran condiciones para retomar las clases y menos, en medio de la emergencia sanitaria que se se vive en Cali, ya que al igual que el resto del país, esta está atravesando un pico de contagios por la variante ómicron de la covid-19, y sin medidas para garantizar la limpieza, el lavado de manos, entre otras necesidades, sería un riesgo retomar la presencialidad.

Al parecer, la situación sería culpa del contratista al que se adjudicó el contrato, el cual habría incumplido con los tiempos estimados para entregar las obras, que en primera instancia, eran solamente de remodelación, sin embargo, al comenzarlas los baños habrían quedado inservibles y de usarlos, todos los estudiantes tanto de jornada mañana, como de la tarde, deberían utilizar el mismo inodoro.

El portal de noticias mencionado recalcó que, por parte del Ministerio de Educación se le había entregado un anticipo de 90 millones de pesos para que arreglara algunos espacios de varios colegios en Cali, sin embargo, este no habría cumplido al menos, con el de la sede central del José María Carbonell, ya que por el momento, no se han registrado quejas de otras instituciones académicas en la ciudad. Sin embargo, el contratista habría afirmado que estaba a poco tiempo de terminar las obras en esta institución.

Debido a esta situación, la institución académica emitió una circular dirigida a los padres de familia de los estudiantes, en la que anuncia los cambios en los horarios escolares que se van a realizar en medio del retorno a clases, debido a las demoras en el arreglo de las baterías sanitarias.

Debido al incumplimiento por parte de un contratista de la Secretaria de Educación Distrital del Santiago de Cali, no ha sido posible habilitar las baterías sanitarias requeridas para la atención a nuestros estudiantes en la sede central Pasoancho”, comienza confirmando el colegio, y asegurando que el problema sería por parte del contratista de la Secretaría.

Continúa, “teniendo en cuenta que en el marco del protocolo de bioseguridad por la circulación de las diferentes variantes de la covid-19, es urgente garantizar las condiciones de aseo mínimas para el cuidado de la salud de los niños, niñas y adolescentes, por lo tanto, les informamos que nos vemos en la necesidad de modificar el cronograma previsto para el inicio de las actividades escolares”, anuncia la circular, agregando que ni este martes 1, ni el miércoles 2 de febrero los estudiantes deberán asistir a clases, la medida es aplicable para las dos jornadas estudiantiles.

Así entonces, desde el jueves 4 de febrero volverán los escolares de los grados décimos a las aulas en la jornada mañana, y por la tarde retornarán los jóvenes que cursan séptimo grado. Para el viernes 5 de febrero, tendrán clases presenciales en la mañana los alumnos de grado once y por la tarde estarán presentes aquellos que estén en octavo.

Esta circular afirma que el próximo lunes 7 de febrero todos los estudiantes del plantel deberán regresar a la presencialidad, por lo que se estima que para esa fecha ya estén habilitadas las baterías sanitarias.