nación

Presidente Duque pide investigación tras incendio en cárcel de Tuluá, Valle, que deja 51 muertos

El mandatario también transmitió su solidaridad a las familias de las víctimas.


El presidente Iván Duque lamentó el motín en la cárcel de Tuluá, Valle del Cauca, que hasta el momento deja 51 muertos. Al tiempo, instó al director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) a investigar las causas de la tragedia.

“Lamentamos los hechos ocurridos en la cárcel de Tuluá, Valle del Cauca. Estoy en contacto con el @DInpec, Gral. Tito Castellanos y he dado instrucciones para adelantar investigaciones que permitan esclarecer esta terrible situación. Mi solidaridad con las familias de las víctimas”, escribió el mandatario en Twitter.

Las autoridades han dicho que dentro de la cárcel hubo un intento de motín que desencadenó un incendio al interior del penal. Esta situación habría causado la muerte de los presos.

La Procuraduría General de la Nación se solidarizó con las víctimas y resaltó las labores de los Bomberos del municipio para controlar el incendio. Así mismo, solicitó a las autoridades garantizar los derechos humanos de las personas privadas de la libertad.

“El Ministerio Público solicita a los servicios de salud del municipio garantizar la oportuna atención a los heridos en el incendio”, añadió. Una comisión especial de este organismo se desplazará a Tuluá para atender la situación.

Cárcel estaba hacinada

La tragedia tuvo lugar en el pabellón 8 de la cárcel de dicho municipio y es de conocimiento que el lugar estaba hacinado, pues había más presos de los permitidos.

Desde la Defensoría del Pueblo en el Valle del Cauca señalaron la existencia del hacinamiento dentro del penal. Pese a esto, negaron que hubiera amenazas por posibles intentos de fuga o motines de parte de los presos.

“Nosotros sí hemos advertido el hacinamiento, pero no habíamos recibido quejas sobre esta situación. No teníamos conocimiento previo de alertas”, dijo a SEMANA Gerson Vergara, defensor regional del Pueblo.

El hacinamiento dentro del penal es del 17 %, con aproximadamente 200 personas más de las permitidas en las instalaciones de la cárcel. Al momento de la tragedia había 1.267 reclusos en este centro.

Hacia las 2:00 a. m. los reclusos habrían prendido fuego a las colchonetas en las que dormían, dando lugar al incendio, y luego iniciaron una riña, al parecer, por disputas internas. José Martín Hincapié, personero delegado de derechos humanos de Tuluá, dijo que la tragedia ocurrió en medio de un “intento de fuga y posteriormente se dio el incendio cuando tratan de controlar el intento de fuga, eso es lo que habría causado los fallecimientos”.

Hasta la cárcel de Tuluá no solo han arribado las autoridades para hacer las respectivas verificaciones e indagaciones, sino que también han llegado familiares de los reclusos para intentar conocer el estado de su allegados luego del intento de motín.

Los heridos, al igual que los muertos, se cuentan por decenas. Son al menos 30 las personas que resultaron lesionadas en las instalaciones del penal.