video

Tik Tak: lo del alcalde Quintero contra el GEA no solo ofende a los paisas, sino al país

María Isabel Rueda considera que las heridas que dejó el capo Pablo Escobar hacen impensable que un alcalde llame mafiosos a los empresarios de su ciudad y su departamento. Sin embargo, la cuenta regresiva para revocarlo ya comenzó, pues la Registraduría les dio luz verde a las 132.908 firmas presentadas.


Suena el primer Tik Tak de este martes 11 de enero en SEMANA y lo hace por los lados de la horrenda manera en que el alcalde Daniel Quintero se refirió al Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) aquí en SEMANA, en entrevista con Vicky Dávila; porque si hay algo que marcó profundamente a los padres hacia los colombianos en general y cuyo recuerdo nos produce todavía muchísimo dolor fue el paso del sangriento capo Pablo Escobar por la vida de la ciudad de Medellín y del país.

Por eso, por más rabia que tenga el alcalde Quintero con el empresario paisa, nada justifica que al GEA lo llame el grupo mafioso y que afirme que practica un manejo empresarial deshonesto. En sus propias palabras: “Aquí lo que había eran unos carteles, unas mafias, donde se sumaron el GEA, el uribismo, el fajardismo. Llegó alguien independiente y les puse el dedo en la llaga y eso les ha dolido mucho”.

Incluso llegó a decir Quintero que la violencia en Medellín durante los años noventa no se debió al mafioso Pablo Escobar, ni siquiera al narcotráfico, sino a una degradación del poder y de la política. “Sabemos lo peligrosos que son esos poderes, pero aquí estamos, se comportan como carteles y a los carteles hay que decirles lo que son exactamente”.

De inmediato, los empresarios le respondieron con un rechazo rotundo a Quintero por su comparación con las mafias y por su afirmación totalmente falsa, según ellos, que la estructura empresarial del grupo es irregular y prohibida en Colombia, hasta estudian tomar acciones legales contra el alcalde. O sea, en momentos en que se deciden las OPA del grupo Gilinski, ahora temen los empresarios que las declaraciones del alcalde incidan negativamente en el mercado de valores.

Las empresas antioqueñas producen 100.000 empleos directos y otros tantos de miles indirectos, pero todo eso resultado de un alcalde que siente la cuerda al cuello con su revocatoria. Ayer la Registraduría les dio luz verde a 133.000 firmas de las 383.685 presentadas y solo necesitaban 90.000.

¿Qué sigue? El último visto bueno es del Consejo Electoral y fijarle fecha a la votación. Mínimo 314.000 personas tendrán que salir a votar y, de ellas, la mitad más uno por el sí; si eso sucede, Quintero out. Por lo pronto, son profundas las heridas que deja abiertas Quintero con el empresariado paisa. No es conveniente el espectáculo de un alcalde agarrado de las mechas con quienes generan los empleos en la ciudad, definitivamente no.