nación

Los argumentos de Daniel Quintero para calificar como “un cartel” al GEA

En entrevista exclusiva con SEMANA, el alcalde de Medellín sostuvo que el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) les ha quitado el poder a sus accionistas.


El Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) –también conocido como el ‘Sindicato Antioqueño’– es un conglomerado económico controlado por Cementos Argos, Suramericana de Inversiones y el Grupo Nacional de Chocolates. Sin embargo, su “arsenal” no se limita a estas compañías, sino que incluye otras 125 empresas más.

El poder económico al que ha llegado este conglomerado no es ajeno a las críticas. De hecho, en una entrevista con SEMANA, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, mencionó la existencia de diferentes mafias en la ciudad, dentro de las cuales citó el GEA, el uribismo y el fajardismo. En ese sentido, sostuvo que todos ellos “tenían un acuerdo de hacerse pasito y llegó alguien independiente, puso el dedo en la llaga y eso les ha dolido mucho”.

Aunque la palabra “mafia” suele ser asociada a actividades delictivas como el narcotráfico o el contrabando, no necesariamente se limita a estas únicas categorías. De hecho, según la RAE, una de sus definiciones es “grupo organizado que trata de defender sus intereses sin demasiados escrúpulos”. Es esta última a partir de la cual el alcalde de Medellín construye sus principales críticas.

Medellín llegó a ser la ciudad más violenta del mundo. No nos hemos preguntado lo suficiente por qué ocurrió eso. Algunos dicen que por Pablo Escobar y el narcotráfico. No. Hay una degradación del poder y de la política en la ciudad, en la que algunas personas creen que lo pueden hacer todo, como les dé la gana, que pueden pasar por encima del que les dé la gana, que pueden someter incluso al alcalde”, sostuvo Daniel Quintero.

En ese sentido, el alcalde de Medellín precisó por qué lleva a organizaciones como el GEA, el uribismo y el fajardismo al punto de “mafias”: “Ellos son carteles en cierta medida, en el sentido de que se asocian para conseguir sus objetivos y muchos no son objetivos honestos. ¿Dígame cómo se puede considerar honesto que los responsables de Hidroituango no pagaron? Estas empresas y estos políticos se unieron para que esto pasara. Entonces, se comportan como carteles y a los carteles hay que decirles lo que son exactamente”.

“Trataron de arrodillarme”

Durante la entrevista con SEMANA, se le preguntó al alcalde Daniel Quintero sobre qué es el GEA para él. En ese sentido, respondió que “son un grupo de personas, no de empresas, que se tomó de forma hostil unas empresas hace 40 años a través de un modelo cruzado de acciones, que además es irregular y prohibido en el mundo entero, incluido Colombia, que lo que hace es quitarles el poder a los accionistas”.

Incluso, fue más allá y afirmó que “estamos en mora de que la SuperSociedades intervenga y revise qué está pasando, si ellos son grupo o no, porque la única forma como ese grupo podía mantener ese modelo era creando al mismo tiempo un cartel político que les evitaba que fueran investigados y que constituye lo que hoy se llama el GEA”.

“Les han quitado el poder a sus accionistas y eso ha hecho que las acciones de las familias antioqueñas se hayan deteriorado en el tiempo. Luego, ellos se dieron cuenta de que sin un solo peso pudieron tomar el control de estas empresas y dijeron: ¿por qué no hacemos lo mismo con EPM? E hicieron lo mismo. Durante los últimos 20 años, EPM, a través de su junta directiva y con gerentes puestos por ellos, se convirtió en una empresa más del GEA”, manifestó el mandatario.

De igual manera, criticó que el GEA sea “un grupo de personas expertas en tomarse el control irregular de empresas públicas y privadas. Y, cuando gané, trataron de arrodillarme, utilizaron los medios de comunicación, todos los poderes habidos y por haber, gremios y otros, y les ha dolido que a pesar de las presiones no me he dejado”.

“Grupos tremendamente vengativos y odiosos”

Quintero insistió en que el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) opera con la dinámica de una especie de cartel, de hecho, afirmó que están condenados por cartelización en varios lugares del mundo.

“Argos tiene por lo menos cinco procesos y condenas. En Estados Unidos acaban de ser condenados hace menos de un año por cartelización, en Venezuela tienen otro fallo por lo mismo, en Colombia de la misma manera, y en otros procesos los han perdonado”, detalló Quintero.

“Ahora, los accionistas de estas empresas poco pueden hacer ante los comportamientos antiéticos de algunos directivos, porque los accionistas perdieron el poder. Son grupos tremendamente vengativos, odiosos, que en el caso de Hidroituango querían que fuera la ciudadanía la que pagara eso y no los responsables. Hay unos grados de mezquindad increíbles”, agregó.

Daniel Quintero, alcalde de Medellín, durante la rendición de cuentas de su segundo año de gobierno.
Daniel Quintero, alcalde de Medellín, señaló que el GEA enfrenta condenas por cartelización en varios lugares del mundo. - Foto: Alcaldía de Medellín

¿Fue un “pecado” meterse con el GEA?

A propósito del proceso de revocatoria en contra de Daniel Quintero, uno de los actores que estaría atento a su materialización es precisamente el Grupo Empresarial Antioqueño. Al respecto, el alcalde recordó aquellas advertencias sobre no meterse con el GEA ni con el uribismo, y sostuvo que su único pecado fue haber actuado a consciencia y no seguir dichas recomendaciones.

“Mi pecado es haber actuado a consciencia. No haber seguido las recomendaciones de quienes decían ‘no se meta con el GEA ni con el uribismo que lo van a perseguir toda la vida. No ponga la demanda ni a los constructores ni a la aseguradora. Manténgales las cuotas burocráticas y de poder al uribismo, fajardismo y al GEA’. Pero le digo con toda confianza y seguridad que nada me hace más feliz, yo estoy feliz haciendo lo que siento que es lo correcto”.

Finalmente, Quintero dedicó unas palabras dirigidas al GEA, en las cuales les recomienda “menos mezquindad y que se dediquen más a trabajar por sus accionistas”. Así mismo, les sugirió dejar de utilizar la plata de esos accionistas haciendo política contra el alcalde de la segunda ciudad del país (Medellín).