Pedro Belen Carrillo Cárdenas, director de Indersantander.
Pedro Belén Carrillo Cárdenas, director de Indersantander. - Foto: A.P.I.

nación

Contraloría abrió investigación por sobrecostos en millonario contrato y presunta corrupción de Indersantander

El gobernador departamental pidió la renuncia del director de la entidad.

Luego de las graves denuncias que hizo el diputado Luis Ferley Sierra Jaimes, sobre presuntas irregularidades en la contratación y sobrecostos en las compras de elementos deportivos realizadas por el Instituto Departamental de Recreación y Deportes de Santander (Indersantander), la Contraloría General abrió una investigación fiscal contra el director de la entidad, Pedro Belén Carrillo Cárdenas, y contra el coordinador de deporte de alto rendimiento, Raúl Enrique Gutiérrez Torres.

De acuerdo con el órgano de control, se recibieron cuatro denuncias en las cuales se referenciaba el mismo contrato, 341 de 2022. Ante esta situación y mientras se adelanta el proceso de investigación fiscal, la Contraloría “solicitó al señor gobernador d Santander, Mauricio Aguilar Hurtado, la suspensión inmediata del ejercicio del cargo de director del Indersantander de Pedro Belén Carrillo Cárdenas. Así mismo, al Indersantander se solicitó la suspensión de coordinador de deporte de alto rendimiento de Raúl Enrique Gutiérrez Torres”, se lee en el comunicado emitido por la Contraloría.

Dicho contrato fue celebrado entre el Indersantander y la Corporación Soluciones Técnicas Agropecuarias y Ambientales (Sotea) y tiene como objetivo el “desarrollo e implementación institucional del programa de escuelas de especialización deportiva talento y reserva dirigido a niños, niñas y adolescentes del departamento, potencializando el talento santandereano acorde al plan departamental de desarrollo”.

Sotea es una entidad sin ánimo de lucro domiciliada en Quibdó, en el Chocó, en cabeza de Lewis Mosquera, quien se presentó como único interesado. El contrato tiene un valor 499,9 millones de pesos.

De acuerdo con el acta de ejecución, se compraron flotadores de cintura a 269.000 pesos, aletas de 592.000 pesos, tablas de natación de 240.000 pesos, balones de fútbol de 564.000 pesos, cascos de taekwondo de 4.550.000, raquetas de tenis de 3.870.000 pesos y pelotas de 258.000. Todo esto sumado a un gimnasio multifuerza de 20 millones de pesos, uniformes de 500.000, capacitaciones por 70 millones (que al parecer no se realizaron) y un entrenador de cada disciplina por tres millones mensuales, entre otras cosas.

Tras la solicitud de la Contraloría, el mandatario de los santandereanos pidió la renuncia de Carrillo Cárdenas, con el propósito de evitar un detrimento al patrimonio de Santander.

“Indersantander es un instituto descentralizado, autónomo en sus decisiones administrativas y contractuales. Como Gobernador debo velar por los recursos del departamento y evitar el detrimento en las finanzas. Por eso, pedí la renuncia del hasta hoy director Pedro Carrillo”, dijo el mandatario departamental en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el diputado santandereano, Luis Ferley Sierra, aseguró que todo este entramado de corrupción quedó al descubierto gracias a la denuncia que, inicialmente, hizo un entrenador vinculado al Indersantander.

“Hoy quiero resaltar al profe Miguel Arévalo, entrenador de Esgrima y quien me hizo saber las irregularidades que detectó en el Indersantander para hacer el debate. Un valiente que puso la dignidad por encima de su puesto. A él, mis respetos, su denuncia ya dio frutos”, expresó Sierra.

Cabe recordar que días atrás, en entrevista dada a Radio Melodía, el director del Indersantander justificó estas compras alegando la alta calidad de las raquetas, y aseguró que serán entregadas a la liga santandereana de tenis para que estén a disposición del deportista que las necesite para ir a competir.