Nuevo caso de intolerancia en Santa Marta
Nuevo caso de intolerancia en Santa Marta - Foto: A.P.I

nación

Por una supuesta deuda de $ 10 mil, mujer arremetió contra vendedor ambulante en Santa Marta: le tiró las frutas y verduras al piso

La administración distrital está en la búsqueda de la víctima para brindarle acompañamiento.

La Secretaría de Promoción Social, Inclusión y Equidad de Santa Marta rechazó el nuevo caso de intolerancia que se registró en la capital del Magdalena.

Un video que circula en las redes sociales dejó en evidencia la agresión de la que fue víctima un vendedor ambulante en el sector del Mercado Público, luego de que una ciudadana le lanzara a la calle las frutas y verduras que tenía para la venta.

La mujer, en un aparente estado de molestia, agarró los tubérculos y demás alimentos para dañarlos y arrojarlos al piso. Mientras tanto, el dueño de la carretilla se muestra tranquilo sin intentar salvar su mercancía que se riega por el sector.

Al parecer, el incidente habría iniciado por una deuda de diez mil pesos entre ambas personas.

“Rechazamos categóricamente la agresión de la que fue víctima un vendedor ambulante en el Mercado Público por parte de una tercera persona. Si bien es cierto que desde la Secretaría de Gobierno realizamos operativos de control de espacio público, lo hacemos con un enfoque constitucional y amparado en un derecho como lo es el goce del espacio para toda la ciudadanía. Eso, sin mérito que otras personas por su cuentan agredan o generen acciones contra de vendedores que en muchas ocasiones se encuentran en condición de vulnerabilidad”, explicó el secretario encargado de Promoción Social, Marcelino Kdavid Rada.

Así mismo, indicó que desde el Gobierno distrital se está dispuesto a brindar acompañamiento integral al vendedor que fue víctima de este hecho.

“Desde la Secretaría de Promoción Social estamos identificando al vendedor ambulante que fue víctima de esta agresión, para hacerle no solo el acompañamiento legal, sino también social, y efectuar las acciones correspondientes contra la persona que les ocasionó este daño”, puntualizó el funcionario.

Otro caso de intolerancia

Los casos de intolerancia se volvieron el pan de cada día en el país. En Bogotá, por ejemplo, los usuarios de TransMilenio ya no solo tienen miedo de ser víctimas de los ladrones que con armas de fuego y armas blancas se suben a los articulados a robar, sino que ahora también se deben proteger de los agresores que protagonizan grescas en el sistema.

El pasado martes 29 de noviembre, una mujer le propinó un botellazo a un conductor del sistema, quien resultó herido y perdió el control del articulado, lo que pudo ocasionar una tragedia mayor.

De acuerdo con lo divulgado por los usuarios a través de redes sociales, los hechos ocurrieron a la altura de la estación de la avenida Jiménez, por la troncal de la Caracas, en el centro de la capital del país.

La mujer, al parecer, no habría alcanzado a bajarse en la estación de la Avenida Jiménez, por lo que empezó a alegar con el conductor para que se detuviera y abriera las puertas del articulado para poder bajarse, a lo que el conductor, por obvias razones, porque no le está permitido abrir las puertas en lugares diferentes a las estaciones, se negó a hacerlo.

Ante la negativa, la mujer agarró una botella y se la estalló en la cabeza. Al conductor se le abrió una herida y perdió el control del vehículo. El articulado se salió de la calzada exclusiva y fue a dar a la calzada mixta en donde transitan carros y motos particulares, pero afortunadamente no hubo heridos ni daños materiales adicionales.