norte de santander

Refinería ilegal avaluada en más de $700 millones fue neutralizada en Sardinata, Norte de Santander

El petróleo del oleoducto Caño Limón Coveñas era robado por subversivos que delinquen en el Catatumbo.


En las últimas horas, el Ejército Nacional llevó a cabo un contundente operativo en la región del Catatumbo, donde se logró neutralizar una refinería ilícita que generaba un grave impacto ambiental en las fuentes hídricas de la zona, ocasionando daños en la flora y fauna del departamento.

Este operativo tuvo lugar en la zona rural del municipio de Sardinata, Norte de Santander, al ubicar una refinería ilegal con aproximadamente 60.000 litros de hidrocarburo refinado, conocido como pategrillo, adicional de una piscina con más de mil barriles de crudo y otros materiales para su procesamiento.

“Esta refinería ilegal pertenecería al GAOr - E33, y estaría avaluada en unos 700 millones de pesos, dinero utilizado para financiar el grupo armado ilegal y así, cometer acciones terroristas en contra la Fuerza Pública y la población civil”, indicó el coronel César Alberto Karan Benítez, comandante de la Trigésima Brigada del Ejército Nacional.

Las autoridades señalaron que los grupos que delinquen en la región del Catatumbo, se habrían encargado de robar el petróleo del oleoducto Caño Limón Coveñas y posteriormente lo transportarían hasta diferentes refinerías ilegales, para ser convertido en ‘pategrillo’ y así utilizarlo en los laboratorios de producción de cocaína.

“Desde el comando de la Trigésima Brigada continuamos adelantando operaciones militares, que ataquen las economías ilícitas de los grupos armados ilegales en Norte de Santander”, expresó el coronel Karan.

Destrucción de refinerías en el Catatumbo

En días pasadas el Ejército Nacional en Norte de Santander, ha logrado hallar y destruir un total de cuatro refinerías clandestina en zona rural del municipio de Tibú y el Carmen, que le pertenecerían al grupo armado del ELN, quienes se encargarían de destilar crudo hurtado que producía aproximadamente más de 16 mil galones a la semana.

Las autoridades localizaron, en esta zona del Catatumbo, tres refinerías ilegales en las cuales se almacenaba en su interior más de 20.000 galones de crudo hurtado, que harían parte del sistema financiero ilícito del grupo armado organizado, GAO - ELN, Frente Juan Fernando Porras Martínez.

“Este crudo se iba a usar para el procesamiento de pasta base de coca y clorhidrato de cocaína, valorado en más de 3.000 millones de pesos, dinero con el cual se financian las acciones terroristas contra la fuerza pública y la población civil”, indicó en su momento el Brigadier General Fabio Caro Cancelado, comandante del Comando Específico de Norte de Santander.

El pasado 18 de mayo, del presente año, un contundente operativo se llevó a cabo contra un grupo armado afectando las fuentes de financiamiento, donde la fuerza pública halló un sitio dedicado al procesamiento de combustibles ilegales que posteriormente fue destruido.

Las tropas del Ejército lograron ubicar en la zona rural del municipio de El Carmen, Norte de Santander, una refinería ilegal que haría parte del grupo subversivo denominado Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“En el lugar fueron hallados, un marciano, una piscina para el almacenamiento del crudo, 110 metros de manguera, 3.500 galones de gasolina preparada (Pategrillo), 3.500 galones de petróleo sin refinar, 18 tanques plásticos de 600 litros, materiales empleados para conectar las refinerías”, indicó el coronel James Forero Ramírez, jefe de Estado Mayor y Segundo Comandante del Comando Operativo Energético No.1.

De otro lado, el comandante del estado Mayor del Ejército en Norte de Santander dijo que, “el material hallado fue destruido de manera controlada por el equipo de Explosivos y Demoliciones EXDE, sin daño alguno al medio ambiente”.

Ante estas operaciones, las autoridades lograron afectar de manera directa la cadena de financiamiento de los criminales dedicados al servicio del narcotráfico en el Catatumbo; igualmente, se redujo el daño ambiental, la contaminación del agua, el suelo y el daño a la calidad de los ecosistemas, además de que estos laboratorios ilegales afectan la salud de la población aledaña.