Home

Manizales

Artículo

Se presentaron obras de calle y de sala
Con rotundo éxito se desarrolló la edición 54 del festival Internacional de Teatro de Manizales en la que se contó con más de 40 presentaciones en las diferentes salas y en los espacios públicos; así como 11 funciones académicas y una gran acogida de la representación de Chile. - Foto: Fotografía oficial FITM Lania Velásquez

nación

Alta afluencia de público y obras de gran calidad, balance de la edición 54 del Festival de Teatro de Manizales

Desde Chile llegó la obra Mistral, Gabriela (1945): GAM, dirigida por Aliocha de la Sotta y escrita por Andrés Kalawski.

Con rotundo éxito se desarrolló la edición 54 del Festival Internacional de Teatro de Manizales en la que se contó con más de 40 presentaciones en las diferentes salas y en los espacios públicos; así como 11 funciones académicas y una gran acogida de la representación de Chile, que fue el país invitado, con propuestas que incluyeron una visión feminista; así como seis obras nacionales que se presentaron y los siete grupos oriundos de la capital caldense.

Una de las puestas en escena con más aclamación fue 25 cosas del teatro, que tuvo dos presentaciones en el auditorio de la Universidad Nacional de Colombia y permitió una interacción del público con los cuatro actores, durante 75 minutos, en la que la historia se desarrollaba, aunque no se conoció la verdad de la misma hasta el propio final.

Su director, el actor Fabio Rubiano, indicó: “A mí la verdad el género que más me gusta es la comedia, independiente del tema que se esté tratando. Esta es la historia de una mujer que pierde la memoria y que no solamente la pierde, sino que se convierte en otra mujer. Después vamos descubriendo una serie de cosas y es cuáles son los objetos que hacen que ella recuerde.”

También elogió el Festival de Teatro y aseguró que no es un secreto que internacionalmente el de Manizales es un referente a nivel iberoamericano, ya que es el más antiguo de América Latina y tiene una curaduría impresionante. Aclaró que no tiene nada que ver el hecho que siempre reciban la invitación al certamen, sino que realmente se alcanza una relación con el público muy profunda, no hay ninguna obra que pueda catalogarse como mala y por ello se convierte en una plataforma impresionante.

Precisamente Rubiano y Marcela Valencia son parte fundamental del Teatro Petra, que se fundó en el año 1985, de este espectáculo cultural en Manizales y otros lugares del país; aunque también ha hecho parte de festivales en Europa, Sudamérica, México y Estados Unidos.

Otra de las presentaciones que fue destacada por el público fue El poder sobre los dóciles, a dócil del Teatro Da Cidade, una obra brasileña llena de realismo en la que el poder se ejerce de manera despiadada contra las personas más dóciles, especialmente aquellas que no tienen ninguna posibilidad de alcanzar la independencia económica, por lo que empiezan a experimentar un yugo silencioso pero asfixiante.

Durante esta obra se conocen de forma detallada todas las relaciones entre el verdugo y la víctima, con un componente especial de la idiosincrasia de Brasil y los demás países latinoamericanos. Finalmente la persona que es sometida a toda clase de malos tratos da a entender al público cuáles son las consecuencias de haber padecido tantos momentos traumáticos.

Entre los asistentes a las salas causó gran impacto la obra El niño y la tormenta, en la que una madre de familia hace muchos sacrificios para lograr el bienestar de su hijo a pesar de vivir en una habitación de un viejo inquilinato que está localizado al sur de la ciudad, el cual reúne tantas necesidades básicas que hasta las ratas están haciendo su propia huelga de hambre.

De acuerdo con su director, Johan Velandia, quien es dramaturgo de La Congregación Teatro, “esta puesta en escena es una creación multidisciplinar que incluye la danza, el teatro, las artes plásticas y la música. Es una obra alrededor de un tema muy doloroso para nuestro país, como que es la pobreza y la desigualdad. Entonces lo que buscamos es darle un espacio a los olvidados, a los nadie, a las personas, a los colombianos de a pie”, puntualizó.

El relato de El niño y la tormenta está ambientado en el año 1992, cuando el presidente de la República, César Gaviria Trujillo, determinó el racionamiento de energía eléctrica y las suspensiones en el servicio por varias horas al día ante la escasez de agua que provocó el fenómeno del Niño.

Desde Chile llegó también la obra Mistral, Gabriela (1945): GAM, dirigida por Aliocha de la Sotta y escrita por Andrés Kalawski, en el que esta icónica escritora es secuestrada en un relato de ficción durante el año 1945, en Brasil, por un grupo de jóvenes mujeres que desean aprovechar su liderazgo para fomentar el movimiento feminista que busca cambiar el mundo.

Pero además, en las calles de la ciudad se encontraron interesantes narraciones como El médico a palos, una comedia francesa del año 1666, en que un leñador se esfuerza para estudiar y termina convirtiéndose en un talentoso médico que sana a una joven de la clase alta, la cual no desea contraer matrimonio con el hombre que su padre le está imponiendo.

El grupo Ensamble, que proviene de Bogotá, lleva a los espectadores a vivir cada detalle de esta historia mientras se desarrolla un programa de radio en el que se monta una típica cabina como el escenario principal.

Se espera una gran organización también para el Festival de Teatro de Manizales en 2023, en el que se busca igualar o incluso superar la gran calidad artística de este año; así como la participación de muchos artistas y grupos provenientes de todo el mundo para disfrutar de la cultura en la capital de Caldas.