Home

Opinión

Artículo

opinión

Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario.
Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario. - Foto: Universidad del Rosario

Una vez más, me declaro fan # 1 del teatro musical

Me emociona pensar en la cultura como un dinamizador del diálogo y una representación de lo que somos como país.

Por: Alejandro Cheyne García

El fin de semana estuvimos, desde la Universidad del Rosario y Misi Producciones, en un show lleno de música, baile y magia con nuestros estudiantes y profesores del pregrado en Teatro Musical. Se presentó en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura de Cali el espectáculo: El Reino Fantástico de las Orquídeas. Este musical deleitó a los asistentes y tocó las fibras de las familias caleñas que se vieron inmersas en este cuento de hadas con personajes fantásticos, música colombiana, naturaleza y color.

Tuve el privilegio de asistir con mi familia, y realmente fue extraordinario. Cali fue, sin duda, el mejor escenario para el show. Esta es una ciudad donde se respira música, baile y especialmente salsa en cada una de sus esquinas, género que en julio del 2022 fue reconocido por el Ministerio de Cultura como Patrimonio Cultural Inmaterial de Colombia, y que desde mediados del siglo XX es parte fundamental de la vida de los caleños. Tanta es la relevancia que tiene, que la salsa caleña ha llegado a importantes escenarios internacionales, como el show de medio tiempo del Súper Bowl en el 2020, donde bailarines profesionales de salsa caleña acompañaron a Shakira y Jennifer López en su presentación. También, este género ha traspasado las fronteras del baile y la música, hasta llegar al circo, como la experiencia que ofrece el grupo Delirio en sus shows, donde llevan la experiencia de la salsa a otro nivel.

Es increíble ver cómo la cultura, esa que abunda en nuestro país y que cambia en cada una de las regiones, cada vez va tomando mayor relevancia. Pareciera que con el tiempo le vamos dando más valor a lo nuestro, a nuestros bailes, costumbres, música y demás muestras artísticas o culturales que nos hacen colombianos. Es como si al darnos cuenta de nuestro potencial, y trabajando en fortalecerlo, pudiéramos llegar más lejos. Este el caso de artistas o grupos como Carlos Vives, ChocQuibTown, Herencia de Timbiquí y muchos nuevos grupos que están abriéndose camino en la música y han logrado posicionarse y crecer en la industria, siempre representando lo propio.

Es alentador ver cómo, cada vez más, esta cultura va incluso tomándose los escenarios académicos con programas como Gestión Cultural, Teatro Musical, Cine, Danza, entre otros. Además, se ha convertido en un foco económico para los gobiernos y las grandes empresas, que cada vez se interesan más por generar experiencias culturales, y para la sociedad en general, que deciden crear, asistir o disfrutar de estas muestras. De hecho, según aseguró la ministra de Cultura, Ana María Mayolo, en una entrevista para La República, en el 2022 el país ha tenido un recaudo de ley superior al del 2019 en espectáculos públicos, siendo este el mejor año histórico desde que existe la ley. En 2019 se recaudaron $ 30.000 millones y con corte a abril del 2022 ya se habían recaudado más de $ 15.800 millones de pesos. Además, menciona que “las industrias creativas representan 3 % del PIB y lograron generar 522.000 empleos” en este mismo año.

Me emociona pensar en la cultura como un dinamizador del diálogo y una representación de lo que somos como país. Me emociona también haber visto a nuestros estudiantes de Teatro Musical llevando su talento a diferentes lugares y haber presenciado el sentimiento que generaron en los espectadores. Hago un llamado a que todos, desde cada uno de nuestros roles, podamos ser seguidores de la cultura, que la disfrutemos y apoyemos. Los invito a que, como yo, se declaren fans # 1 del teatro musical o de su muestra cultural o artística favorita. La cultura nos une, no nos divide.