medellín

Amplían queja disciplinaria contra Daniel Quintero por presunta participación en política

El objetivo principal de los denunciantes es que el ente de control disciplinario amplíe el período de suspensión del alcalde hasta septiembre o que se aplique la interrupción definitiva de su cargo, con base en el material probatorio.


La veeduría ciudadana Todos por Medellín y el diputado de la Asamblea de Antioquia, Luis Peláez, entregaron más argumentos ante la Procuraduría que sostienen el supuesto activismo político que habría hecho Daniel Quintero Calle en el marco de las jornadas electorales.

En las pruebas presentadas hay trinos, grabaciones de eventos y declaraciones en medios de comunicación en que el alcalde suspendido se habría sumado al debate público aludiendo a los candidatos presidenciales y agrupaciones políticas que participan en las contiendas.

A Quintero lo cuestionan por mostrarse indirectamente a favor de la campaña de Gustavo Petro y Francia Márquez. En la ampliación no solo los denunciantes relacionaron al mandatario electo con meter supuestamente las manos en política, sino a otros funcionarios de la administración del distrito.

Si bien los comentarios de los últimos meses fueron los que llevaron al ente de control disciplinario a imponerle la medida de suspensión a Daniel Quintero, la veeduría ciudadana Todos por Medellín le dijo a la Procuraduría que el presunto comportamiento irregular que habría protagonizado “viene de tiempo atrás y ha escalado conforme se acercan las elecciones”.

Una de las acusaciones pone sobre la mesa una serie de convenios interadministrativos que habrían aprobado las secretarías con varios medios de comunicación y empresas de logística cuyas tareas tendrían como objetivo resaltar la gestión de la Alcaldía y atacar a sus contradictores.

“Lo están haciendo a través de Telemedellín y la Gerencia de Comunicaciones. Muchos de los contratos de cuatro, cinco y siete millones de pesos que sumados podrían llegar a 13 mil millones de pesos”, señaló el diputado de Antioquia.

Por otro lado, la veeduría le planteó al ente de control que evalúe la actuación de la gestora social y esposa de Quintero, Diana Osorio. Para los integrantes de ese grupo, el alcalde habría hecho política a través de ella, quien no tiene limitaciones.

Las dudas fueron puestas a consideración porque Osorio promocionó la campaña presidencial mientras tenía a su disposición presupuesto, personal y programas públicos. De igual manera, tuvo amplio espacio en las redes sociales y portales digitales de la administración.

Frente a las acusaciones, Daniel Quintero respondió que la veeduría Todos por Medellín es una entidad creada por el Grupo Empresarial Antioqueño, con el que sostiene una férrea discusión por el trabajo que ha desarrollado el sector privado con el público.

Ahora bien, a juicio del alcalde suspendido, “el único objetivo [de la veeduría es] sacarnos del cargo. ¿Por qué?: Hidroituango. Hoy usan su poder para sacarnos del cargo. La voluntad popular es más fuerte. El cambio ya viene”, respondió a la denuncia que compartió la organización por medio de Twitter.

Otras quejas que le suman a Daniel Quintero y a la Alcaldía

Luis Peláez le detalló al ente de control que en la administración de la ciudad se estaría practicando constreñimiento electoral a los contratistas de las secretarías que tienen alto financiamiento en las carteras.

Según el miembro de la Asamblea de Antioquia, se les estaría diciendo a las empresas que, si pierde Gustavo Petro, perderían el contrato. Supuestamente, desde la Alcaldía les habrían exigido dinero para condicionar la continuidad de los convenios.

“Estamos ante un proceso vital para Antioquia. No es solo la suspensión del alcalde de Medellín, es la protección del patrimonio de todos los ciudadanos”, concluyó Luis Peláez.

SEMANA contactó a la administración del distrito para conocer su posición frente a los señalamientos y respondió que, de momento, no se pronunciará.

Por su parte, la mandataria encargada de Medellín, Andree Uribe Montoya, indicó en el reciente consejo de gobierno televisado que las puertas de la Alcaldía están abiertas para que los organismos de control hagan el trabajo de vigilancia que corresponde.