Tendencias

Home

Medellín

Artículo

Vista aérea del centro de la ciudad de Medellín mostrando una gran cantidad de edificios, incluido el más emblemático, el Edificio Coltejer
Vista aérea del centro de la ciudad de Medellín mostrando una gran cantidad de edificios, incluido el más emblemático, el Edificio Coltejer - Foto: Getty Images/iStockphoto

medellín

Así será la marcha en Medellín contra las reformas del gobierno Petro

La concentración se hará en el centro de la capital de Antioquia el próximo 26 de septiembre. La manifestación se replicará en otras ciudades del país.

Las personas que no están conformes con los primeros pasos que ha dado el presidente Gustavo Petro mostrarán su rechazo este 26 de septiembre en las calles del país. Líderes de la oposición en Antioquia recorrerán las principales vías de Medellín para unirse a la manifestación que espera recoger las preocupaciones que han despertado las reformas.

De acuerdo con la programación que ha impulsado la veeduría ciudadana Medellín Cuenta Conmigo, la misma que convocó a la fallida revocatoria contra el alcalde Daniel Quintero Calle, la protesta arrancará a las 10:00 a. m. de ese lunes en las inmediaciones del Teatro Pablo Tobón Uribe y se extenderá hasta el Parque de Las Luces. Las autoridades locales aseguraron que la protesta contará con todas las garantías para que se realice de manera pacífica.

La reforma tributaria y el incremento en el precio de la gasolina son los dos temas que generan mayor inquietud en este lado del país, dado que son los ejes políticos más controversiales a razón de que tocarán el bolsillo de los paisas. En la lista de inquietudes también aparecen los cambios que Gustavo Petro pretende implementar en el sistema de salud.

Andrés Rodríguez tomó la batuta de la manifestación en Medellín. Él es un viejo conocido en la ciudad por batallar la caída del alcalde a través de un referéndum que no se dio por presuntas irregularidades en la financiación en la recolección de las firmas, avaladas por la Registraduría y frenadas por el Consejo Nacional Electoral por las dudas en las cuentas.

“Pretenden meternos una reforma tributaria para pagar mermelada y favores políticos. Pretendemos oponernos al alza de la gasolina desmesurado. Nos van a cobrar el doble por cada galón de gasolina, sabiendo que Colombia es un país productor de petróleo con capacidad de producir su propio combustible”, afirmó el vocero de la veeduría.

En la lista de invitados se esperan al gremio de los camioneros que advirtieron sobre un “estallido social” a raíz del incremento que habría en las operaciones logísticas del transporte en Colombia, también los tenderos que han expresado malestar por los productos que tendrían aumento en precio en dado caso de que la tributaria se legisle como está.

Los ausentes serán los conductores que movilizan a usuarios vía terrestre en el departamento. Samir Echeverri, director ejecutivo de la Asociación de Transportadores de Pasajeros de Antioquia, relató que sí tiene reparos con los cambios que espera poner en marcha el presidente Gustavo Petro, pero que el servicio no se puede suspender por una protesta.

“Nosotros como gremio estamos seriamente afectados. También se va a afectar la tarifa al usuario. Posiblemente, a final de año tendríamos que aumentar el pasaje. No solo por el aumento del combustible, sino también por el alto costo del material de mantenimiento y las demoras en el tránsito por las carreteras”, dijo el vocero de los conductores.

Esa es la misma posición de la Asociación de Transportadores de Carga. En dado caso de que la política del presidente se ejecute como lo tiene planeado, los gremios estarán al pie del cañón para hacer respetar la estabilidad económica del sector. Entre las posibilidades extremas evalúan un cese de actividades que llevaría a la paralización de todo el país, como lo han hecho en el pasado.

Pero el paro sería más estruendoso porque no solo se trata de una parte de la sociedad que mueve mercancía por todo el país, sino de las personas que acceden a la gasolina diariamente y el resto de las economías que se desprenden de la actividad, “prácticamente sería un estallido social”, que estaría en las manos de Gustavo Petro.