Tendencias

Home

Medellín

Artículo

Hidroituango, según las proyecciones, proporcionará el 17 por ciento de la energía para atender la demanda energética nacional.
Hidroituango, según las proyecciones, proporcionará el 17 por ciento de la energía para atender la demanda energética nacional. - Foto: david estrada larrañeta

antioquia

“¿Contrato chino?”: los cuestionamientos a la licitación de Hidroituango

EPM aseguró que los cambios en la contratación no se deben a las peticiones de uno de los oferentes, una firma china que opera en varios países de la región.

El Sindicato de Profesionales de EPM y UNE encendió las alarmas por los presuntos manejos políticos que se le estaría dando al proceso de selección de la firma que busca construir las obras civiles finales del proyecto de generación de energía de Hidroituango, trámite que se adelanta desde marzo de 2022 por medio de una solicitud pública de ofertas.

Los repentinos cambios en el pliego de la licitación han generado dudas en Antioquia. Las denuncias públicas emitidas por los integrantes de la agremiación de trabajadores de la compañía paisa advierten que, supuestamente, las modificaciones de última hora tendrían la intensión de beneficiar a una de las empresas que está en la lista de aspirantes.

Se trataría de la firma china Yellow River que tiene experiencia en el mercado y operaciones en varias regiones de Suramérica, entre esas Perú y Ecuador. Al parecer, le habría pedido a EPM flexibilidades en las exigencias para entrar en la disputa por el contrato que tiene como objetivo la puesta en marcha de las cuatro últimas turbinas.

Ahora bien, desde que se convocó a las organizaciones internacionales y nacionales para entrar en la competencia por Hidroituango, el trámite de selección ha tenido siete modificaciones, gestionadas por la empresa de servicios públicos de Medellín y con la bendición del presidente de la junta directiva, el alcalde Daniel Quintero Calle.

Las anteriores son: ampliación en la fecha de recepción de las ofertas; actualización de la fórmula de reajuste y puesta a disposición de los interesados de la documentación complementaria; reunión informativa con los oferentes; inclusión de planos de construcción de las obras exteriores, y cambios en el período de la experiencia solicitada para la adjudicación de las tareas.

Este escenario sembró las dudas en el sindicato y en los gremios de la construcción en Antioquia. Olga Lucía Arango Herrera, vocera de los trabajadores de EPM, denunció que en la empresa se le estaría tejiendo una camisa a la medida a Yellow River y que las negociaciones habrían comenzado cuando el mandatario del distrito tomó posesión en 2020.

“No es cuento chino la licitación para culminar obras en Hidroituango. Cuando el alcalde decidió demandar a los contratistas, alertamos sobre las pretensiones de entregar las obras finales a empresas chinas. Estos cambios a la licitación dejan serios interrogantes frente a la transparencia de la junta directiva de EPM”, dijo la líder del sindicato.

La oficina de comunicaciones de las Empresas Públicas de Medellín respondió a los cuestionamientos, en los que aseguró que el proceso de selección se adelanta con todos los niveles de rigurosidad, contrario a las alertas que salieron de las oficinas que tramitarán las propuestas de las siete firmas que están en disputa por la hidroeléctrica.

En cuanto al cambio de los requerimientos en la licitación -sobre todo la modificación de la experiencia-, comentó que se generaron luego de un análisis interdisciplinario con el fin de incentivar la participación de empresas colombianas y procurar una mayor pluralidad en las casillas de los oferentes. Pero no por petición de la firma Yellow River.

“EPM insiste en que la razón por la que modificó la experiencia se debió a serios análisis y no a la solicitud de uno de los participantes del proceso. En este caso particular, como se modificó la experiencia en algunos aspectos, era imperativo agotar nuevamente la etapa de reapertura del proceso. El proceso de selección se realiza de manera transparente”, afirmó la compañía.

Este debate se activa a pocas semanas de encender las dos primeras turbinas de generación de energía. También, en cercanías a la finalización del contrato de la firma que está al frente de las operaciones, cuyo reemplazo o extensión no se ha dado a conocer y, de igual manera, generan preocupación en los gremios empresariales de Antioquia.