Home

Medellín

Artículo

Flores embellecen las calles de la capital de Antioquia.
Flores embellecen las calles de la capital de Antioquia. | Foto: Tomadas de la cuenta de Twitter de la Alcaldía de Medellín.

Medellín

Las flores que están llenando de color a Medellín

En el Valle de Aburrá resaltan las tonalidades amarillas, naranjas, rojas y rosas.

3 de febrero de 2023

La naturaleza se roba por estos días las miradas de propios y turistas en la capital del departamento de Antioquia. Las redes sociales están inundadas de fotografías y videos donde se observan a cientos de árboles adornados con flores de múltiples tonalidades.

Esta escena se repite, sagradamente, en el primer trimestre de cada año. De acuerdo con investigadores de la Universidad de Antioquia, los florecimientos se presentan con mayor intensidad entre los meses de diciembre y marzo porque prevalece la temporada seca.

Todo responde a un proceso fisiológico natural. Los florecimientos simultáneos, a juicio de la academia, “constata el sistema de comunicaciones que tienen los árboles. Es como si algunas especies se llamaran por teléfono y se dijeran: mañana hay que florecer”.

Otros no salen en diferentes tiempos. Los árboles están condicionados al tipo de especie, la ubicación donde están sembrados y, por no tener estaciones climáticas marcadas, dependen de los períodos secos y lluvias, el último tomó protagonismo hasta enero.

Guayacanes amarillo en Medellín.
Guayacanes amarillo en Medellín. | Foto: Alcaldía de Medellín.

León Morales Soto, investigador y docente de la Universidad Nacional de Colombia, contó en a investigadores de la UdeA que la situación que hoy fascina a la ciudad de Medellín podría estar relacionada con un momento de estrés en la naturaleza.

“Es normal que en un verano intenso florezcan muchas especies, ya que la falta de agua preocupa a los polinizadores y la respuesta de los árboles es brindarle las flores y los frutos” con el propósito de “asegurar su supervivencia en la Tierra”, detalló el académico.

En esta región del país, la lupa está puesta sobre las hojas del cámbulo, guayacán amarillo, guayacán rosado y gualanday. Los colores que predominan en el Valle de Aburrá son el rojizo, naranja, amarillo, rosa, verde y morado. Pero también en otras ciudades como Cali y Armenia.

La primera especie puede llegar a tener 35 metros de altura y 1 metro de diámetro. El tronco tiene una contextura con aguijones gruesos. Su estructura es atractiva para insectos y aves, además produce una gran cantidad de follaje que sirve para recuperar el suelo.

Los árboles que embellecen las calles de Medellín.
Los árboles que embellecen las calles de Medellín. | Foto: Alcaldía de Medellín.

El guayacán amarillo comparte las mismas características físicas que el anterior. La diferencia es la tonalidad de las flores grandes y carnosas que son atractivas para las abejas. Entre tanto, ofrecen néctar, polen y semillas que son consumidas por loras.

Lo mismo pasa con el guayacán rosado: son atractivos para los insectos, las aves dispersan sus semillas y producen miel. Con frecuencia en la ciudad de Medellín, es utilizada como una especie ornamental en parques, jardines y linderos de inmuebles.

El gualanday, en su mayoría, tiene 25 metros de altura y un diámetro de hasta 40 centímetros. Por lo general, se emplea como una planta ornamental porque sus flores son atractivas. Según el Área Metropolitana, sirve de refugio para 316 especies de aves.

Felipe Cardona Naranjo, director del herbario de la Universidad de Antioquia, indicó en un artículo publicado por esta institución que en las calles y corredores de esta región se realizaron en el pasado siembras masivas de árboles que hoy están dando resultados.

Flores decoran las calles de Medellín al inicio de febrero.
Flores decoran las calles de Medellín al inicio de febrero. | Foto: Alcaldía de Medellín.

“Muchos de los árboles que hoy se ven en las calles fueron plantados entre 2008 y 2011, en un programa que planteó la siembra de 65 000 individuos entre árboles, arbustos y palmas”, referenció el investigador al plantear que antes la siembra no era tan organizada.

Vale la pena aclarar que estos sistemas naturales están blindados por la autoridad ambiental del Valle de Aburrá que, en dado caso de que una persona sea sorprendida talando un árbol sin autorización, podría ser sancionada y obligada a restaurar.

Al contrario, si un habitante de la subregión cree que una especie representa un riesgo para la seguridad ante su inminente caída, primero debe advertir en el Área Metropolitana para recibir el visto bueno y coordinar las acciones a seguir con la venia de la Policía.