Home

Medellín

Artículo

Actualmente, Hidroituango tiene un avance en sus obras del 90 %.
Actualmente, Hidroituango tiene un avance en sus obras del 90 %. - Foto: SEMANA

medellín

Reconocida empresa de energía desmiente al alcalde de Medellín sobre entrada en operación de Hidroituango

Además de la gestión del riesgo, EPM tendría otros puntos sin resolver.

La piedra en el zapato para la inauguración de Hidroituango no solo es la gestión del riesgo de las poblaciones que están ubicadas aguas abajo del proyecto, tal como lo ha simplificado el alcalde de Medellín, Daniel Quintero. En las últimas horas, se conoció un informe que daría cuenta de otros puntos pendientes.

Un comunicado dirigido a la opinión pública firmado por XM, operador del Sistema Interconectado Nacional y administrador del Mercado de Energía Mayorista, reveló que Empresas Públicas de Medellín (EPM) no ha cumplido con todos los requisitos técnicos establecidos en la regulación vigente para prender las dos turbinas.

Es decir, habría dos argumentos de peso que frenarían el encendido el 30 de noviembre de las dos primeras unidades de generación de energía que prometen empezar a aportar el 17 % de la demanda nacional. Sin embargo, solo uno de ellos ha sido reconocido públicamente por el mandatario Quintero Calle.

Por un lado, está la mitigación del riesgo de las comunidades que están ubicadas en las inmediaciones de la hidroeléctrica. Antes de prender cualquier turbina se debe evacuar a las personas y alistar a los organismos de socorro para atender cualquier emergencia, cuyas deficiencias fueron advertidas por la Procuraduría.

El retraso en el cronograma del proyecto está justificado en la prevención de las poblaciones. Con ese argumento tratará de esquivar Empresas Públicas de Medellín las multas millonarias que le impondrá la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) por no inaugurar la obra el 30 de noviembre, tal como se acordó en el pasado.

El alcalde Daniel Quintero Calle y el gerente general de EMP, Jorge Andrés Carrillo, aseguraron que la hidroeléctrica de Ituango está lista para entrar en operación, pero que las peticiones de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres mantienen frenado el encendido de las dos primeras unidades de generación.

Pero XM mostró otro escenario. En una página dejó por sentado que, a la fecha, las unidades 1 y 2 de Hidroituango sí están cumpliendo con los requisitos establecidos para iniciar la etapa de pruebas. No obstante, el desarrollador de la obra -Empresas Públicas de Medellín- carece del visto bueno para entrar en operación comercial.

“Si bien las unidades cumplen con los requisitos para iniciar la etapa de pruebas, aún se tienen requisitos pendientes para ser declaradas en operación comercial por parte de EMP”, afirmó XM al detallar dos puntos que no han sido resueltos por la compañía, a ocho días de vencerse el plazo en la Comisión de Regulación.

Por ejemplo, falta un certificado del agente transportador del punto de conexión donde se indique que las unidades de generación de energía cumplen con los requisitos definidos en la reglamentación vigente. También la aprobación del Consejo Nacional de Operación que avale el cumplimiento de las pruebas.

Una vez se cumplan con todos los requisitos, Empresas Públicas de Medellín podrá declarar en operación comercial las unidades 1 y 2 de Hidroituango ante el Sistema. De momento, se mantiene la incertidumbre en Antioquia porque no hay una fecha fija de la inauguración y el escenario de las multas no se descartan.

“Posterior a esto, el auditor del proyecto deberá preparar su informe y la Creg analizará si se cumplen las condiciones establecidas en la regulación para la devolución o ejecución de las garantías establecidas para el proyecto Hidroituango”, concluyó en un comunicado que fue firmado por XM.

Lo cierto es que la hidroeléctrica no entrará en operación antes del 30 de noviembre por lo que Empresas Públicas de Medellín y la Alcaldía de Medellín preparan una estrategia para defenderse de las multas que podrían superar los 180 millones de dólares.