economía

Gobierno envía carta de compromiso al FMI para acceder a préstamo.

Jueves 16, 9:00 horas. Ayer el Ministro de Hacienda, Roberto Junguito, dio a conocer la Carta de Intención, por medio de la que el Gobierno colombiano se compromete con el Fondo Monetario Internacional a reducir el gasto público y entrar en plan de contingencia.


Buscando un préstamo de 2,000 millones de dólares, el país se comprometió a un apretón en el gasto público de más de tres billones de pesos este año, ya que bajará de 4 a 2,45 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) el descuadre en las finanzas públicas a través de mayores impuestos y recorte en el gasto. La reforma tributaria, pensional, laboral forman parte de las medidas para lograrlo. Sólo falta la aprobación del referendo. Si éste último no es admitido o, incluso, se agrava la situación del conflicto armado, el Gobierno identificó en la carta, medidas de contingencia que incluyen impuestos adicionales y reducción del gasto. Sin embargo, "si los recursos adicionales más las medidas de contingencia mencionadas no fueran suficientes para financiar los gastos militares o no anticipados, el gobierno consideraría la posibilidad de emitir bonos a largo plazo en términos concesionarios", señaló la carta. Así mismo, se reconoció que el país solo recurrirá al préstamo del Fondo cuando se presenten problemas de pagos o una drástica caída de reservas internacionales. De hecho, en el acuerdo pasado, por tres años, nunca se recurrió al crédito por 2,700 millones de dólares. De esta manera se le garantiza a la comunidad internacional que Colombia tiene sus finanzas en orden, con lo que se le facilita el acceso a los mercados de deuda. Entre los compromisos adquiridos con el FMI, también se señala que la economía deberá crecer esta año entre 2 y 2,5 por ciento, la inflación debe estar en un rango de 5 y 6 por ciento, el déficit en cuenta corriente se debe reducir a 0,8 por ciento del PIB y el déficit fiscal debe bajar de 4 a 2,45 por ciento del PIB. Así mismo se contempla la aprobación de reformas como la tributaria, pensional, laboral, la reestructuración del estado, así como la congelación del gasto incluido en el referendo y el saneamiento y fortalecimiento de sector financiero.