mundo

Turquía se retira del convenio europeo para la protección de las mujeres

La decisión se hizo pública el pasado viernes por la noche. Políticos conservadores de ese país habían criticado el tratado argumentando que daña la unidad familiar y promueve el divorcio y la aceptación social de la comunidad LGBTQ.


La noche del viernes 19 de marzo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, sacó un decreto en el que retiraba a Turquía del Convenio de Estambul de 2011. Poco después, se vino una avalancha de críticas.

Miembros del Partido Republicano del Pueblo, principal bancada de oposición, criticaron la decisión, y la jefe del Consejo de Europa, Marija Pejčinović Burić, afirmó que “representa un enorme retroceso en estos esfuerzos”. Y añadió: “Es aún más lamentable porque pone en entredicho la protección de las mujeres en Turquía, en toda Europa y fuera de ella”.

El Convenio de Estambul es un tratado internacional de carácter vinculante que obliga a los gobiernos a adoptar leyes que castiguen la violencia contra las mujeres, la violencia doméstica y abusos similares, incluidos la violación conyugal y la mutilación genital femenina.

Al principio del texto se reconoce “que la naturaleza estructural de la violencia contra las mujeres está basada en el género, y que es uno de los mecanismos sociales cruciales por los que se las mantiene en una posición de subordinación con respecto a los hombres”.

“Las mujeres y niñas se exponen a menudo a formas graves de violencia como la violencia doméstica, el acoso sexual, la violación, el matrimonio forzoso, los crímenes cometidos supuestamente en nombre del ‘honor’ y las mutilaciones genitales, que constituyen una violación grave de los derechos humanos de las mujeres y las niñas y un obstáculo fundamental para la realización de la igualdad entre mujeres y hombres”, dice el texto.

Según explicó Pejčinović Burić, este convenio “se extiende en 34 países y es el patrón de oro de los esfuerzos internacionales para proteger a las mujeres y a las niñas de la violencia.”

Y aún mucho por hacer.

Según informa el medioAljazeera”, Turquía no dispone de datos oficiales sobre feminicidios, pero la plataforma “We Will Stop Femicide” dice que el año pasado fueron asesinadas 300 mujeres. Las cifras de la Organización Mundial de la Salud muestran que un 38 % de las mujeres de Turquía son agredidas por su pareja a lo largo de la vida. En Europa, es el 25 %.

A través de su cuenta de Twitter, la defensora de derechos humanos, Deniz Yüksel, criticó la decisión de Erdoğan y afirmó que en los primeros 78 días de 2021, 77 mujeres habían sido asesinadas.

Turquía comenzó a debatir su permanencia en el convenio el año pasado, luego de que un alto cargo del partido en el poder planteara el tema. Los conservadores dicen que permanecer en el convenio adoptando las leyes que exige, puede perjudicar la unidad familiar, promover el divorcio y apoyar los argumentos de la comunidad LGBTQ, que utiliza sus referencias a la igualdad para ser más aceptada en la sociedad.

Desde entonces, las mujeres han salido a las calles de Estambul y otras ciudades, pidiendo al Gobierno que se adhiera al tratado.

Le recomendamos: