opinión

Johana Vargas decana del programa de Ingeniería Ambiental
Johana Vargas, decana asociada programa de Ingeniería Ambiental de la Universidad Sergio Arboleda. - Foto: Archivo Personal

Datos: cómo convertirlos en aliados para la conservación del medio ambiente

El uso de Machine Learning y herramientas de análisis de datos ha servido para la toma de decisiones de calidad del aire, de salud pública, de mitigación de vectores virales y también para el diseño.


Por: Johanna Vargas

El mes pasado, en Europa, un grupo de científicos de 25 países salieron de sus laboratorios para alertar al mundo acerca de las consecuencias del cambio climático (algunos, al parecer, sin punto de retorno). Su mayor interés: hacer un llamado frente a lo escrito y propuesto en el “Informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de la ONU - IPCC”. Pero, ¿por qué tal preocupación por el informe antes mencionado?

Pues bien, dicho documento constituye la más relevante medición, captura y análisis de datos relacionados con las evidencias y proyecciones hacia el futuro; establece los impactos sociales, ambientales y económicos derivados del efecto del cambio climático y define acciones de mitigación urgentes e importantes de abordaje inmediato.

Es decir, sin mucho más que profundizar, estos resultados serán el punto de referencia para que los gobiernos realicen las más importantes negociaciones climáticas y se comprometan a movilizar acciones colectivas desde lo local hasta lo global para lograr la permanencia del ser humano en el planeta.

Dicho lo anterior, ni Colombia, ni ningún país, es ajeno a recolectar y comprender los datos que la naturaleza nos proporciona, es un deber casi moral tomar decisiones y establecer políticas públicas ambientales a partir de la voz de los ecosistemas terrestres, los ríos y océanos, la atmósfera, entre otros; esta es una imperante realidad.

En especial hoy, que contamos con la suerte de tener mediciones satelitales, de estaciones en tierra, datos de los celulares y un sin número de herramientas que aportan datos. La unión de estos es llamada Bigdata, en su interior, lista para ser hallada, se encuentra oculta la ruta a seguir, las variables a explorar y que permitirán definir las herramientas y planes decisorias para salvaguardar los recursos naturales para las generaciones futuras.

Por ejemplo, en las próximas elecciones presidenciales existen propuestas alrededor de la conservación del medio ambiente; en debates, planes de gobierno y agendas ministeriales es preponderante el papel de nuestro país megadiverso de cara a los compromisos con la OCDE y el aporte al logro del cumplimiento de las metas trazadas y firmadas alrededor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Es por esta imperante necesidad de generar planes informados en datos y modelos confiables que, hoy por hoy, con la inmensa capacidad que tenemos para capturar y procesar datos ambientales en tiempo real, se necesitan profesionales capaces de manejarlos, analizarlos y entender sus consecuencias en la naturaleza. Pues la única manera de prevenir y mitigar de forma sostenible es a través de la toma de decisiones informadas con datos confiables e incluyendo a las comunidades pertinentes.

Por ejemplo, el uso de Machine Learning y herramientas de análisis de datos ha servido para la toma de decisiones de calidad del aire, de salud pública, de mitigación de vectores virales, y también para el diseño del sueño de muchos: las ciudades sostenibles. Ciudades que utilizaran economía circular, en las cuales las herramientas tecnológicas incrementaran los niveles de vida, fortalecerán el comercio justo, entre otras maravillosas acciones que mejoraran la vida de las personas y su relación con el medio ambiente.

Para reflexionar acerca de la importancia de los datos en la construcción del país, la Escuela de Ciencias Exactas e Ingeniería de la Universidad Sergio Arboleda, del 10 al 13 de mayo, realizará el DataFest, un espacio en donde invitamos a los jóvenes a través de didácticas, foros, olimpiadas a dejar de soñar, a ponerse en acción y construir el mundo en el que quieren vivir.