Tendencias

opinión

Sofia Casas Columna Semana
Sofia Casas Columna Semana - Foto: Archivo Personal

Invasión de tierras: agoniza la propiedad privada

Petro, con el cuento de que hay que redistribuir la tierra para darles a los menos favorecidos, ha agudizado el fenómeno de invasión de tierras en todo el país.

Por: Sofy Casas

Para nadie es un secreto que desde que el hoy presidente Gustavo Petro, cuando era candidato, envalentonó a todos aquellos que creen sentirse con el derecho de violar uno de los puntos primordiales de la democracia: la propiedad privada.

Esta problemática, que ya se ha extendido a más de 18 departamentos de todo el país, tiene en una crisis abrumadora a los departamentos del Magdalena y Cauca. En el Magdalena, el pasado 16 de septiembre los ganaderos y dueños de predios enviaron la invitación de acompañamiento a un plantón pacífico para denunciar que algunas fincas de la zona de Plato, Magdalena, están siendo marcadas en sus árboles con aerosol rojo entre distancias de una a la otra de solo 200 metros.

Más de 400 ganaderos de Plato, Magdalena, salieron a este plantón para impedir que invasores traten de apropiarse ilegalmente de sus tierras, manifestando que están dispuestos a aclarar de manera pacífica que invadir un terreno privado es un delito, y con pendones que decían: “Ojo, no te dejes engañar, estas tierras tienen dueño. Ser invasor es un delito”. Los dueños de estos predios aseguran que los terrenos están en plena producción y que generan empleo en la región, reactivando así la economía. Más de 500 familias dependen de estas tierras para sacar adelante a sus hijos.

Lo más preocupante de este hecho es el señalamiento del gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, al tachar de paramilitares a nuestros ganaderos y dueños de tierras. Esta estigmatización a un grupo de personas pacíficas que lo único que han hecho es poner a producir sus tierras y generar empleo en su comunidad y que han salido adelante gracias a sus tierras no se puede permitir. Los colombianos estamos en nuestro deber moral de evitar a toda costa este infame señalamiento que lo único que ha generado es más odio y división de clases.

Con la excusa de que son paramilitares pretenden expropiarles sus tierras. Empiezan por la zona rural después pasarán a la zona urbana a quitarte tu casa, o tu apartamento y hasta la herencia que nos hayan dejado nuestros familiares. Una Venezuela 3.0. ¿Agoniza la propiedad privada?

El incumplimiento del Gobierno nacional al informar que tienen 48 horas para desalojar las invasiones y no hacen nada al respecto, saliéndose por la tangente con la excusa que no debe haber desalojo violento por las autoridades, sino diálogo permanente, y si no funciona el diálogo en esas 48 horas, debe pasar el caso a un juez de la República. ¿Ustedes saben cuánto tarda un juez para tomar una decisión? Mientras eso sucede, ya te han quitado la propiedad. ¿Qué diálogo puede existir con un grupo de invasores que confirman que no se irán porque esa tierra es de ellos con la excusa de que Petro les prometió una propiedad?

Por otra parte, estoy de acuerdo con lo planteado por el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, al proponer la conformación de grupos de reacción solidaria entre los ganaderos para ayudarse entre ellos para evitar la invasión ilegal a sus tierras. Si el Estado no te brinda las garantías de protección a tu propiedad que es privada, ¿entonces quién lo hará?

Recordemos que el artículo 58 de la constitución de Colombia dice: se garantizan la propiedad privada y los demás derechos adquiridos con arreglo a las leyes civiles, los cuales no pueden ser desconocidos ni vulnerados por leyes posteriores. También cabe recordar que la invasión de tierras es un delito que tiene prisión entre dos y cinco años a 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes. Haga cumplir la ley, señor presidente.

Algo que debe preocuparnos como defensores de la democracia y de su pilar importante llamado propiedad privada es que las principales entidades que regulan las tierras en Colombia quedaron en manos de Giovani Yule, líder del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), y del exguerrillero del EPL Gerardo Vega.

La procuradora Margarita Cabello denunció que detrás de las invasiones de tierras hay grupos ilegales que trabajan de la mano de notarios, policías, registradores y hasta jueces de la República, y dichas ocupaciones ilegales las están realizando unas mafias que vienen muy bien organizadas. También encontraron el rastro de políticos detrás de las ofertas de tierra a personas humildes.

Cierro no sin antes dejarles el dato que hace aproximadamente dos semanas el presidente Gustavo Petro, al reunirse con los congresistas que conforman la coalición de gobierno para hablar de la famosa reforma tributaria, les anticipó que necesita 50 billones de pesos más para cumplir con sus promesas de campaña. Cuando el Partido Liberal le preguntó en qué se invertirán, este les respondió que para compra de tierras y sacar adelante la reforma agraria.

¿Se viene la expropiación a la propiedad privada?