ALEJANDRA CARVAJAL

Más allá de un simple espionaje

El reciente escándalo de espionaje por parte de miembros de la Embajada de Rusia en Colombia nos pone a pensar qué podemos esperar en la contienda electoral de 2022. La carrera armamentista, otro ingrediente adicional de esta trama.

Alejandra Carvajal
29 de diciembre de 2020

Múltiples incógnitas surgen luego de la solicitud de la expulsión de dos miembros de la embajada rusa en Bogotá. El asunto no es menor, pues además de estos dos funcionarios, agentes de inteligencia colombiana advierten que serían al menos 21 personas que trabajan en esa misión diplomática las que estarían realizando labores de espionaje.

Geopolíticamente, Colombia es un país importante en la región, no solo por su privilegiada posición geográfica, también por su riqueza en materia de recursos naturales y ambientales. La existencia de una economía subterránea basada en el narcotráfico ha generado en los actores ilegales la necesidad de armarse, por lo que el país es atractivo en materia de comercio de armas, lo cual significa millones de dólares para la industria militar que la provee.

El armamento incautado a las Farc luego del conflicto tenía en buena parte origen ruso. El fusil AK 47 y el lanzacohetes RPG fueron creados en este país y gozaban de predilección por parte de esta guerrilla. Luego de ver a Santrich y a Márquez en libertad, haciendo comunicados a la opinión pública es claro para todos que esta guerrilla está lejos de haberse desmovilizado en su totalidad. Las disidencias de las Farc parecen estar ganando terreno y la necesidad de fortalecer su capacidad de ataque es para ellas prioritario.

De acuerdo con el Sipri (Stockholm International Peace Research Institute), la venta ilícita de armas por parte de empresas rusas es una práctica real, por lo que no es nada descabellado afirmar que para estas la guerra en nuestro país es rentable. De acuerdo con informaciones oficiales, Rusia es el segundo país que más armas exporta a nivel mundial, un 21% del total del mercado.

Las utilidades a 2020 de venta de armas a nivel mundial ascendió un 8,5%, para llegar a un total de 361.000 millones de dólares, de los cuales 72,2 mil millones de dólares corresponderían a empresas de origen soviético. Estas cifras solo reflejan las ventas de carácter oficial, sin incluir las ventas ilegales, que son una parte importante del mercado ruso de acuerdo con el Sipri.

Este sería uno de los intereses principales de Rusia en nuestro país, pues luego de décadas de conflicto fruto del narcotráfico y el terrorismo los grupos ilegales son unos excelentes clientes. Las rutas del armamento ilegal, de acuerdo con informaciones de inteligencia militar, pasan directamente por Cuba y Venezuela, los países facilitadores del Acuerdo de Paz.

Le puede interesar: Cinco ataques informáticos de Rusia que transformaron la ciberseguridad en EEUU

¿Intervendrá Rusia en las elecciones presidenciales colombianas?

Esta es una posibilidad que no debe descartarse. Las excelentes relaciones que este país tiene con Venezuela hace que para ellos sea fundamental lo que suceda en Colombia. De antaño, Rusia fomentó e instruyó a las guerrillas latinoamericanas, por lo que su incursión en la región en un aspecto tan importante como el electoral no sería nueva.

En la última contienda electoral estadounidense, el FBI acusó a Rusia de influir en las elecciones de ese país. El director de esta agencia, en una rueda de prensa inusual, calificó estas acciones como intentos desesperados de adversarios desesperados. Cabe recordar que Vladimir Putin habla con orgullo de sus años como espía de la KGB.

El FBI probó que este país obtuvo información sobre el registro de votantes, la cual había utilizado para comunicar información falsa a los votantes registrados. Esta información la obtuvieron a través de un robo cibernético. Asimismo, esta agencia probó que los rusos emitieron correos electrónicos y videos falsos con la intención de influir directamente en los electores.

La elección de Donald Trump como presidente también se vio permeada por este tipo de incidentes, por lo que muchos afirman que Hilary Clinton perdió las elecciones por la injerencia de Rusia, ya que ha logrado probarse que un pequeño grupo de espías se infiltró en los servidores del partido demócrata, poniendo al descubierto el manejo de información confidencial del Departamento de Estado por parte de Clinton desde una cuenta privada, lo cual afectaría finalmente los resultados electorales a favor de Trump.

No debería extrañarnos que este país quisiera intervenir en la elecciones de Colombia, con un elemento adicional: que la existencia y poderío de los grupos armados ilegales en nuestro país es rentable para la industria armamentista.

Le puede interesar: Rusia tiene la reserva de oro más grande del mundo en Siberia