Home

Política

Artículo

La práctica de retirar el condón sin consentimiento en un acto sexual sería más común de lo que se cree.

política

Aprobado en primer debate proyecto de ley que castigaría a la persona que se quite el condón sin consentimiento en medio de una relación sexual

A pesar de que el delito se tipifica tanto para ambos sexos, las mujeres son las que más víctimas registra esta práctica.

La Comisión Primera de la Cámara de Representantes aprobó en las últimas horas por unanimidad un proyecto de ley que busca que quien se quite el preservativo en medio de un acto sexual sin consentimiento de la otra persona, podría ser castigado y sancionado penalmente.

Según se detalla en el proyecto, que pasará a la plenaria de la Cámara de Representantes, se adicionaría un artículo al Código Penal para establecer como delito el hecho de que una persona se retire el condón en medio de la relación sexual, así no utilice o ejerza algún tipo de violencia o intimidación, sino que simplemente lleve a cabo esta acción sin consentimiento de la otra persona. La condena podría ser entre 2 a 4 años de prisión.

Asimismo, la iniciativa establece que los medios de comunicación podrán hacer campañas de difusión con los que se busque generar conciencia sobre el carácter delictivo de esta práctica.

La ponente de la iniciativa, Ana Paola García, del Partido de la U, destacó que este hecho se presenta luego de la conmemoración del pasado 25 de noviembre, reconocido como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

“Como es una conducta, no es un delito todavía, no tenemos estadísticas institucionales sobre el tipo que pretendemos crear, pero sí cabe resaltar que es tanto para hombre como para mujer”, afirmó la congresista de La U.

García resaltó que se trata de una violencia que aqueja especialmente a las mujeres del país. “En Colombia son víctimas de violencia 55.582 mujeres, de los cuales 21.431 casos son de violencia sexual”, aseguró la legisladora.

A pesar de eso, la parlamentaria reconoció que se trata de un fenómeno que se presenta en todo el mundo. “Una de cada tres mujeres son agredidas física o sexualmente y por lo general es por su compañero sentimental”, afirmó la representante a la Cámara por Córdoba.

Asimismo, lo que se busca con esta iniciativa es que el consentimiento se mantenga durante toda la relación sexual y que haya respeto por la pareja. “Que sea consensuado, que sea específico e informado”, señaló la parlamentaria.

Por su parte, el representante a la Cámara Julián Peinado, del Partido Liberal, autor de la iniciativa, había explicado en SEMANA, al momento de presentar al proyecto, que se trata de una práctica que sucede más frecuente de lo que se pensaría.

“Esta práctica se ha vuelto recurrente y hemos encontrado, inclusive, foros en internet, en redes sociales, para enseñarles a las personas a retirarse la protección e incluso se volvió un reto viral”, afirmó Peinado.

Reconoció que es un tema que se ha venido regulando y sancionando en otros países. “En Colombia tenemos los delitos abusivos y los violentos. En este último terreno existe lo que se conoce como acceso carnal violento o violación. Lo que ha pasado es que esta conducta de retirarse el preservativo, en algunos casos, se estaba tomando como una violación”, afirmó el congresista liberal.

Peinado afirmó que actualmente, sin esta regulación, los jueces no encuentran un delito penal cuando se configura esta práctica ya que al no ejercerse violencia directamente no se podía constituir el acceso carnal violento.

El congresista del Partido Liberal también habló de la forma cómo se podría evidenciar este delito más allá del simple testimonio, ya que debe haber un ejercicio probatorio específico. “Si, por ejemplo, se van a practicar pruebas, estas deben ser médico-legistas, testimoniales, incluso tactos y lesiones que son las que ya se conocen en cualquier delito sexual. Es muy importante decir que no solamente la prueba testimonial es la que surte efecto, también hay pruebas indiciarias”, aseguró Peinado.