Home

Política

Artículo

Gustavo Petro y Daniel Quintero.
Gustavo Petro y Daniel Quintero. - Foto: SEMANA

política

Lo último: sorpresiva reunión entre el presidente Petro y el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por el tema Hidroituango

El encuentro no estaba en la agenda oficial del jefe de Estado.

El presidente de la República, Gustavo Petro, a última hora tomó la determinación de manera sorpresiva y rompiendo la agenda oficial de sostener una reunión extraordinaria con el alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

El encuentro que se adelanta en la capital antioqueña tiene como eje central el megaproyecto de Hidroituango y las recientes novedades que se han conocido sobre la hidroeléctrica, especialmente por la generación de energía.

La preocupación que ha trasmitido constantemente el jefe de Estado es sobre la necesidad de proteger a los pobladores que están cerca de Hidroituango y evitar una tragedia humanitaria; de la misma manera, el presidente Petro supervisa paso a paso ese megaproyecto.

Este miércoles trascendió que Hidroituango ya tiene listas sus dos primeras turbinas, de acuerdo con información oficial que compartió EPM, hecho que se registró una vez que la hidroeléctrica completa más de cuatro años en un proceso de altas y bajas desde que se presentó la emergencia en 2018.

Actualmente, Hidroituango tiene un avance en sus obras del 90 %.
Hidroituango está a la espera de poder poner en funcionamiento dos turbinas. - Foto: SEMANA

Sumado a ello, María Nohemí Arboleda, gerente de XM operador del Sistema Interconectado Nacional, confirmó que Hidroituango cumplió con todos los requisitos para la entrada en operación comercial de las dos primeras unidades de la hidroeléctrica. Además, dejó claro que las pruebas de máxima potencia se hicieron con 270 megavatios de energía y ya fueron certificados.

“Ya cumplieron esas pruebas, ya el Consejo Nacional de Operación dio su concepto y mañana ellos se declararon en explotación comercial. Lo importante es que Hidroituango ya se declaró en explotación comercial”, sostuvo Arboleda.

Así las cosas, lo cierto es que después de declararse en explotación comercial estas dos primeras unidades de Hidroituango ya hacen parte de la matriz de generación de energía en el país, con 290 megavatios cada turbina, que es la capacidad efectiva que tienen declarada al centro nacional de despacho.

Por medio de un comunicado, XM, operador del Sistema Interconectado Nacional, SIN, y administrador del Mercado de Energía Mayorista, MEM, señaló que recibió comunicación por parte de EPM en la cual declara, una vez surtidos los requisitos establecidos en la normatividad vigente, la entrada en operación comercial de las unidades 1 y 2 del proyecto Hidroeléctrico Ituango de 290 MW a partir de las 00:00 horas del 1.° de diciembre de 2022.

“XM seguirá trabajando con el gobierno nacional, con los agentes del mercado, con los gremios y los demás actores del ecosistema eléctrico para que los colombianos cuenten con la mejor energía”, afirmaron.

Hoy era el último día para que Hidroituango entrara en operación y así lo confirmó el gerente y alcalde Quintero, quienes además afirmaron que se vendió energía. “Hidroituango se prendió y se vendieron 5.000 millones. En este momento está apagado, pero ya prendimos, le dimos la vuelta y cobramos”, sostuvo Quintero.

Si bien no se encenderán las unidades, los ingenieros dieron un paso importante que podría salvar a la compañía: sincronizaron las dos unidades que están blindadas por la Comisión ante el Sistema Interconectado Nacional. Es decir, se envió un mensaje desde Ituango dando cuenta de que las turbinas están disponibles para generar energía.

En la hidroeléctrica se debe aplicar la prueba más exigente que es la de “sincronización con rechazo de carga a máxima potencia”. Pero hay un impedimento que la frena.

La Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres le exigió a la compañía que, antes de realizar este examen, las comunidades que están ubicadas aguas debajo de Hidroituango deben ser evacuadas ante el peligro que corren. Este proceso apenas se está tramitando y, con suerte, podría tener resultados optimistas en los próximos días.

El ensayo más exigente es la sincronización con rechazo de carga a máxima potencia, que consiste en cargar cada máquina de a poco hasta llegar a 300 megavatios de energía con 169 metros cúbicos de agua por segundo.

Cabe recordar que estas pruebas las deberá realizar la hidroeléctrica en el momento que se llegue a un acuerdo con las comunidades aguas abajo, donde dejen pactado las fechas y condiciones de realización. Con esta prueba se cumpliría los requisitos de evacuación preventiva ordenado en la Resolución 1056 de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo.