Home

Política

Artículo

MOE expresa sus reparos frente a la reforma al código electoral.
La reforma al código electoral es liderada por el registrador nacional, Alexander Vega, pero cuenta con el apoyo del Gobierno - Foto: Senado de la República

política

¿Por qué no se logró el quórum en el Congreso para avanzar en el revolcón a las normas electorales y al registro civil? Esto fue lo que pasó

El Pacto Histórico, el Centro Democrático y otros sectores políticos se unieron para cuestionar varios aspectos de esta iniciativa, que no pudo avanzar en la Comisión Primera del Senado.

El proyecto de reforma al Código Electoral definitivamente vive la mala hora en el Congreso de la República. A pesar de que esta iniciativa ha estado en boca de sectores políticos, académicos y medios de comunicación, aún no se le ha logrado dar el primer debate por la controversia que genera.

La iniciativa, liderada por el registrador nacional, Alexander Vega, terminó siendo el resultado de la sumatoria de varios proyectos de ley y, aunque el Gobierno nacional en un principio le envió el mensaje de urgencia para acelerar su trámite, la semana pasada el ministro del Interior, Alfonso Prada, se vio obligado a retirarlo ante la pérdida de espacio político en el Capitolio.

Luego de este ‘reversazo’ que tuvo que dar el Gobierno, que no es autor pero sí se la ha jugado a fondo con este proyecto, se esperaba que este martes se pudiera abrir la discusión en la Comisión Primera del Senado, pero nuevamente quedó demostrado que no hay espacio político: no se logró establecer el quórum mínimo para decidir.

Curiosamente, este proyecto provocó un hecho impensado hasta ahora: unir al Pacto Histórico y al Centro Democrático, cuyos congresistas decidieron ausentarse por igual de la discusión de la iniciativa.

Los uribistas, opositores al gobierno de Petro, han denunciado disposiciones como, por ejemplo, la que permitía que los niños pudieran decidir su sexo a los 5 años, la cual fue retirada de la ponencia. Y por los lados del Pacto Histórico, la bancada en Cámara fue la primera en pedirle directamente al presidente Gustavo Petro el retiro del mensaje de urgencia, lo que finalmente sucedió.

Cambio Radical, partido que ha sido un duro crítico del registrador Vega, alertó la semana pasada sobre la supuesta existencia de más de 100 cargos en la entidad electoral escogidos por recomendaciones políticas y nombrados en la mismas fechas en la que ha estado Vega el frente de la Registraduría y en las que fue tramitado el Código Electoral pasado.

También ha habido quejas por la supuesta premura con la que se estaría tramitando la iniciativa.

“Quiero enviar una voz de alarma: a las 6:15 p. m. de este lunes presentaron una nueva ponencia para el Código Electoral con novecientas y pico de páginas, son 377 artículos, y citaron para este martes a las 9:00 a. m.. El chisme es que lo que se pretende es lograr rápidamente una aprobación”, afirmó el senador Humberto De la Calle, quien ha sido férreo crítico de este proyecto.

Pero más allá de los argumentos de fondo, la realidad es que, tal como conoció SEMANA, en el petrismo y en la oposición hay malestar con el registrador Vega, lo que ha provocado las constantes dilaciones en el inicio de la discusión de la iniciativa.

El registrador, por ahora, cuenta con el apoyo de sectores del Partido Liberal, los conservadores y la U, que son los que han puesto de manifiesto el posible ánimo dilatorio de sus colegas de otras bancadas.

El malestar ya afectó a la Comisión Primera del Senado, donde este martes no se alcanzó el quórum suficiente y se tuvo que levantar la sesión. En esa célula legislativa se oyeron críticas, pero hacia quienes han manifestado reparos a la iniciativa.

“La ausencia de los miembros del Pacto Histórico, la ausencia del Centro Democrático no debe ser fortuita, no tenemos ni siquiera el quórum para decidir (...) No tenemos por qué aguantar la ausencia sistemática”, apuntó el senador conservador Germán Blanco, uno de los ponentes del proyecto.

Incluso, el congresista conservador denunció que algunos de los senadores que se ausentaron de la sesión estaban a esa hora en sus oficinas o en otros recintos dentro del Capitolio Nacional, lo que dejaría ver la existencia de una intención de dilatar la discusión.

“Este Código Electoral fue radicado el 8 de agosto, es decir hemos tenido más de tres meses para analizar este proyecto”, apuntó el senador de la U Alfredo Deluque, quien también se quedó de la ausencia de sus compañeros.

Más allá de estas quejas, una de las mayores protestas es que se está tramitando con un afán que no se justifica, especialmente tratándose de una norma en la que hay temas sensibles como el manejo del software por parte de la Registraduría y las auditorías que los partidos podrían hacer sobre el preconteo de los votos.

Según conoció SEMANA, tras la suspensión del debate por la falta de quórum, se decidió volver a citar para este miércoles y que no sesione la Plenaria del Senado, lo que da vía libre a que se tome todo el día para discutir la reforma electoral, ¿cómo reaccionarán los partidos?