Home

Salud

Artículo

Pulmones
El cáncer de pulmón es difícil de diagnosticar y se requieren estudios científicos más robustos para identificar factores de riesgo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

“Los pacientes llegan tarde a las consultas”: 8 de cada 10 personas con cáncer de pulmón reciben diagnóstico tardío

Los expertos advierten que el consumo de vapeadores es nocivo para la salud y también debe ser considerado como un factor de riesgo para desarrollar cáncer.

Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de pulmón es uno de los diagnósticos oncológicos con mayores tasas de letalidad. En el mundo, por ejemplo, se diagnosticaron 2,2 millones de personas con cáncer de pulmón en 2020, mientras que otras 1,8 millones fallecieron por esa causa.

A nivel nacional, según los datos de Globocan, Colombia está reportando 6.800 casos nuevos de este tipo de cáncer anualmente y alrededor de 6.000 personas muertas.

Una de las explicaciones que los expertos le dan a estos altos reportes de mortalidad tiene que ver con que el cáncer de pulmón generalmente se diagnostica tardíamente. A través de un comunicado público, la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía de Tórax alertó de esta situación.

Lo más difícil con este cáncer es que permanece asintomático durante mucho tiempo de su evolución y que nuestra cultura tiende a creer que las enfermedades existen solo cuando aparecen síntomas. Por ello, urge un debido tamizaje que cubra a todas las personas con factores de riesgo para desarrollar la enfermedad”, aseguró el internista y neumólogo José Luis Blanco, miembro de Asoneumocito.

De acuerdo con Blanco, es frecuente que los pacientes solo acudan al médico cuando están en el estadio IV de la enfermedad, que es justamente su fase más avanzada. Tanto es así, que Blanco dijo que hay pacientes que ni siquiera resisten los exámenes debido a que el cáncer ya está demasiado desarrollado.

De acuerdo con la Cuenta de Alto Costo, en 2021 cerca del 76 % de los pacientes que tenían cáncer de pulmón fueron diagnosticados en ese estadio IV.

Esta cifra es clave, precisamente, porque como sucede con todas las enfermedades el diagnóstico temprano puede ser determinante para mejorar las posibilidades que tiene el paciente para superarla.

Otra de las preocupaciones de Asoneumocito es que no hay suficientes estudios en Colombia sobre el diagnóstico del cáncer. De hecho, están adelantando una investigación de la mano de Odds Epidemiology y la Fundación Salud Querida para evaluar cuáles son los factores de riesgo de cáncer en Colombia.

El objetivo es establecer qué otros elementos presentes en la realidad de los colombianos pueden provocar incrementos en las cifras de cáncer de pulmón, además del consumo de cigarrillo, que generalmente es identificado como el factor principal de riesgo.

Investigación determinó que accidente del vuelo de EgyAir en 2016 se ocasionó por un incendio derivado de un cigarrillo prendido en cabina.
El tabaquismo es el principal factor de riesgo del cáncer de pulmón. - Foto: Getty Images

“Se ha detectado una particularidad y es que Colombia no presenta el mismo comportamiento epidemiológico de otros países como los europeos o Estados Unidos; pese a que el tabaquismo continúa siendo la causa principal, claramente existen otros factores en nuestro entorno detonantes de la enfermedad. Eso es lo que tenemos que investigar y basar la línea de detección temprana en dichos datos”, advirtió el neumólogo Blanco.

Alertan por efectos nocivos de los vapeadores

Una de las preocupaciones de los neumólogos apunta a que los vapeadores y los dispositivos de tabaco calentado se están haciendo cada vez más populares, sobre todo en las personas más jóvenes. Según anotó Asoneumocito, se calcula que en los últimos tres años la industria de los vapeadores ha crecido alrededor del 700 %.

Una de las críticas que le han hecho a estos productos tiene que ver con que, si bien algunos no incluyen tabaco, sí usan otras sustancias que son consideradas como cancerígenas, como el formaldehído.

“Pese a que se han vendido la idea de que no causan daños al consumidor, la composición de estos dispositivos evidencia que sí pueden ocasionarlos al contener sustancias tóxicas para el organismo y porque finalmente se está consumiendo humo, aunque el porcentaje de nicotina sea menor que el de los cigarrillos convencionales. No se deben consumir como alternativa al tabaco”, indicó el doctor José Luis Blanco.

Para él, además, es clave que las personas que usan estos dispositivos sean incluidas en los tamizajes para la detección oportuna de cáncer de pulmón.

Esto se suma a la poca voluntad política que han mostrado las autoridades estatales para regular el consumo y la venta de estos nuevos dispositivos. En Colombia, por ejemplo, han naufragado una y otra vez los proyectos de ley que se presentan en el Congreso y que buscan poner en cintura el comercio de los vapeadores.