medioambiente

5 de junio: ¿por qué se celebra el Día del Medioambiente este sábado?

Este evento se celebra desde 1974 para que los seres humanos reconozcan la dependencia que hay de la naturaleza.


El Día Mundial del Medioambiente es una fecha que ha ido cobrando cada vez más relevancia año tras año desde que se celebró por primera vez en 1974. Desde entonces, esta celebración se ha convertido en una plataforma global de difusión pública de información que ha recibido amplia resonancia en todo el mundo.

Como es habitual, la celebración va acompañada de un eslogan, y este año el tema central elegido por la ONU es “Generación Restauración: Reimagina, Recrea, Restaura”, una invitación para que las personas reflexionen sobre la explotación y la destrucción de los ecosistemas de nuestro planeta. La organización destacó que el 50 % de los arrecifes de coral ya se han perdido y para 2050 podrían desaparecer hasta el 90 %, incluso si el calentamiento global se limita a un aumento de 1,5 °C.

“La pérdida de los ecosistemas está privando al mundo de sumideros de carbono, como los bosques y las turberas, en un momento en que la humanidad ya no puede permitírselo. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero han aumentado durante tres años consecutivos y el planeta está a un paso de un cambio climático potencialmente catastrófico”, aseguró la ONU.

De igual manera, el virus de la covid-19 también ha demostrado lo desastrosas que pueden ser las consecuencias de la pérdida de ecosistemas. Al reducir el área de hábitat natural para los animales, hemos creado las condiciones ideales para que los patógenos, incluidos los coronavirus, se propaguen.

Para la ONU, el hecho de restaurar los ecosistemas significa prevenir, detener y revertir este daño, pasar de explotar la naturaleza a curarla. “Para ello, y precisamente en este día, arrancará el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030), una misión global para revivir miles de millones de hectáreas, desde bosques hasta tierras de cultivo, desde la cima de las montañas hasta las profundidades del mar”, agregó la ONU.

Solo con ecosistemas saludables podemos mejorar los medios de vida de las personas, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad.

En Colombia: convocan a paro nacional ambiental

Más de 230 organizaciones ambientales convocan a un paro nacional ambiental este sábado 5 de junio en todo el país. Hasta el momento, 13 departamentos han confirmado actividades, será durante la celebración del Día Mundial del Medioambiente y, además, se adelantará en el contexto del paro nacional que vive Colombia desde el pasado 28 de abril.

Algunas de las actividades son marchas carnaval, plantones y movilizaciones en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Manizales, Pasto, Valledupar y Neiva; además, tendrán participación activa en municipios como Támesis (Antioquia), Puerto Wilches (Santander) y Cajamarca (Tolima), donde las comunidades desarrollan acciones en defensa de la naturaleza por diversos proyectos que se busca desarrollar en esas localidades.

En Bogotá se aprovechará esta movilización, precisamente, para evidenciar problemáticas locales como las construcciones sobre los humedales en las diferentes localidades capitalinas, en los cerros orientales, o la tala de árboles sobre la avenida 68.

Según un comunicado de las organizaciones ambientalistas que promueven la movilización, se busca proponer desde sectores populares y ambientales “la construcción de un escenario conjunto de movilización a nivel nacional que resalte nuestras voces y muestre la capacidad de organización, incidencia y movilización del ambientalismo y las organizaciones de base”.

En el comunicado, manifestaron: “El asesinato de líderes y lideresas sociales y ambientales, el retorno de la aspersión de glifosato, la implementación de los pilotos de fracking, las intenciones de desarrollar megaproyectos mineros en territorios como el suroeste antioqueño y el páramo de Santurbán, así como el desconocimiento de las consultas populares y la no ratificación del acuerdo de Escazú, son varias de las preocupaciones que, sumadas a las reivindicaciones y exigencias locales propias de nuestros territorios, nos han llamado a participar en este paro nacional ambiental y exigirle al Gobierno nacional y los gobiernos locales compromiso real con la defensa del agua, la vida y los territorios”.

Hace tres semanas, el 12 de mayo, las organizaciones ambientales habían hecho un pronunciamiento en el que manifestaron su organización con el ánimo de “cambiar radicalmente el modelo de país impuesto en las últimas décadas, el cual ha dejado a la naturaleza como víctima del mal desarrollo que violenta comunidades, despoja territorios, deja pasivos ambientales y sociales, y vulnera ecosistemas naturales, la salud, la biodiversidad y la vida de quienes los habitamos, humanos y no humanos”.

En el pronunciamiento también se refieren a ocho puntos en los que se detalla que para continuar el proceso de conservación y cuidado de la naturaleza es necesario proteger la vida de defensores ambientales, la prohibición del uso de glifosato, detener la deforestación, detener proyectos de megaminería y prohibir el fracking.