Financiación, clave para aumentar la participación de vehículos eléctricos e híbridos en Colombia

El registro de vehículos eléctricos en el país se cuadruplicó en los últimos cuatro años. Este dinamismo fue posible en gran parte gracias a las ventajas de los planes de financiación de entidades como el Banco de Occidente. Conozca su estrategia para atender la demanda de este nuevo tipo de usuarios.


Colombia cumplió la meta que se había propuesto para impulsar la movilidad eléctrica en el país. De hecho, la cifra a la que esperaba llegar en agosto de 2022 de 6.600 vehículos eléctricos matriculados fue mucho mayor y sumó un total de 8.757. Este logro fue posible gracias a los esfuerzos de todos los actores involucrados y a una cadena de incentivos en la que también participa el sector financiero.

Por ejemplo, el Banco de Occidente desarrolló la línea de crédito Occiauto Planeta Azul, a través de la cual fomenta el acceso a vehículos eléctricos e híbridos. Dentro de los principales diferenciales de esta línea se destaca que la financiación es del ciento por ciento, las tasas son preferenciales y la aprobación muy ágil.

Los beneficios para la financiación de carros eléctricos del Banco de Occidente.
Los beneficios para la financiación de carros eléctricos del Banco de Occidente. - Foto: Banco de Occidente

“Estamos convencidos que con ello apoyamos a nuestros clientes a realizar sus sueños, pero, además, promovemos una cultura sostenible impulsando la transformación de la movilidad a nivel nacional”, señalan desde la entidad.

El producto ha tenido una muy buena acogida. En 2021 el banco aumentó en un 97,24 por ciento el número de vehículos de este tipo que financió en comparación a 2020. Para ello destinó más de 39.000 millones de pesos y alcanzó una participación en el mercado del 11,6 por ciento.

Para este año las expectativas también son de crecimiento. De acuerdo con las cifras de la entidad, a mayo se habían realizado 684 desembolsos de créditos para vehículos eléctricos e híbridos por un monto de más de 57.000 millones de pesos.

“Este comportamiento fue gracias a la construcción de estrategias y campañas para impulsar la financiación de este tipo de vehículos, lo que nos permitió crecer en desembolsos y saldos, y mejorar nuestra participación en el mercado”, agregan desde la entidad.

Con ese crecimiento, se estima la reducción de hasta tres veces las emisiones de CO2, en comparación con vehículos a gasolina.