nación

Gobierno presentará de nuevo el Acuerdo de Escazú ante el Congreso

Los congresistas le dieron la espalda a los líderes ambientales del país.


En la pasada legislatura quedó claro que a los congresistas les importa muy poco el medioambiente y la seguridad de los líderes ambientales, quienes dejan el pellejo por proteger los ecosistemas y las especies amenazadas por la caza. Y es que los senadores dejaron hundir el Acuerdo de Escazú, un compromiso internacional que ya han ratificado otros países de la región y al que Colombia no le alcanzó, pese a que estaba en fila desde 2019.

Fue una sorpresa, según parece, hasta para el Gobierno nacional, pues el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, trinó: “La ratificación del #AcuerdoDeEscazú es una prioridad para el Gobierno del presidente @ivanDuque. Así lo demostramos cuando se radicó con mensaje de urgencia y así seguirá siendo. Por eso, volveremos a presentarlo para que haga curso en el Congreso en la nueva legislatura”.

Sin embargo, el futuro del acuerdo no es claro, pues los congresistas del Centro Democrático aseguraron que hay vacíos jurídicos, como lo dijo el representante Juan David Vélez, quien agregó que el país podría perder soberanía en el tema ambiental, lo cual ha sido rechazado por miembros de otras bancadas. Y es que lo extraño es que Colombia es el único país que le ha puesto palo en la rueda a la iniciativa.

Justo el exministro y presidente del Foro Nacional Ambiental, Manuel Rodríguez, insistió en los últimos días en que no existe ningún artículo en el cual los países pierdan soberanía. Es un mito. “El Acuerdo de Escazú fue negociado por los países de la región, entre ellos Colombia, y como en otros tratados internacionales los negociadores los construyen asegurando la preservación de la soberanía”.

Después del cierre de esta legislatura, el presidente de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), Eduardo Cifuentes, dijo: “El estado de salud de la justicia ambiental es también muy grave. Dejaron hundir en el Congreso el Acuerdo de Escazú y los líderes y lideresas ambientales siguen sin protección efectiva”.

El senador Iván Cepeda también sentó su voz de protesta: “Enviaremos comunicación al secretario general de la ONU, António Guterres, informando que Duque incumplió compromiso hecho ante la Asamblea General de hacer que el Congreso aprobara el Acuerdo de Escazú”.

Lo sucedido con el Acuerdo de Escazú es una muestra más de que el Gobierno todavía no logra entablar una buena relación con los congresistas del Centro Democrático, que parecen divididos ante la figura del presidente Iván Duque. Y es que justo en diciembre 14 de 2019, Duque dijo en Mompox: “Logramos cumplir una promesa de campaña, la firma del Acuerdo de Escazú, que fortalece la protección ambiental y que se sumó a las voces que en el marco de la conversación nacional también han planteado la importancia de dar ese paso”.

Por ahora, la seguridad de los líderes ambientales no parece una prioridad para los congresistas, que están más ocupados en otras cosas, en uno de los países más biodiversos del mundo.

La ratificación del Acuerdo de Escazú es urgente, pues hay que recordar que la ONG británica Global Witness aseguró que Colombia es el país con más líderes ambientales asesinados del mundo, 64 en 2019.