Tendencias
Greta Thumberg en el COP26 de Glasgow
Greta Thumberg en el COP26 de Glasgow - Foto: AFP/ Ben Stansall

cambio climático

Greta Thunberg dijo que la COP26 era un fracaso y “un lavado de imagen”

Delegados de casi 200 países se reunieron con el objetivo de aumentar el recorte de gases de efecto invernadero y mantener el calentamiento del planeta en un máximo de +1,5ºC.

La joven activista sueca Greta Thunberg declaró que la conferencia sobre el cambio climático de Glasgow (COP26) es “un fracaso”, a una semana del cierre de las negociaciones.

No es un secreto que la COP6 es un fracaso”, dijo Thunberg ante miles de jóvenes en la ciudad escocesa.

A lo largo de esta primera semana los países anunciaron grandes coaliciones para reducir el consumo de combustibles fósiles, eliminar la financiación de fuentes de energía tradicionales y acelerar la transición, pero sin calendarios claros, lo cual critica la joven.

“Es una celebración de dos semanas del ‘aquí no pasa nada’ y bla bla bla”, acusó.

Delegados de casi 200 países están reunidos desde el pasado domingo para aumentar el recorte de gases de efecto invernadero y transición energética, con el objetivo de mantener el calentamiento del planeta en un máximo de +1,5ºC.

“Nuestros líderes no están liderando. Esto es liderazgo”, gritó Greta, señalando a la multitud.

Bajo advertencias alarmistas de la ONU y de los expertos, líderes del mundo entero acudieron a Glasgow para una conferencia sobre el cambio climático (COP26) llena de nubarrones, y con destacadas ausencias.

El mundo bate récords de temperatura, las sequías se hacen más largas y dañinas y los fenómenos climáticos extremos, como los huracanes, incrementan su fuerza devastadora, a causa de la influencia humana en la atmósfera y los ecosistemas planetarios, explican los expertos y meteorólogos.

“Esto ya no es una conferencia del clima. Es un festival de lavado de imagen”, añadió la activista al reconocer que no se han concretado fechas específicas para evitar el aumento de la temperatura global.

La pandemia del covid-19 y la gran sacudida económica y social que supuso el confinamiento ha alterado profundamente el tablero diplomático. Sin embargo, algunos actores importantes, como el presidente chino Xi Jinping o el ruso Vladimir Putin, optaron por no acudir a la cita clave de Glasgow.

La COP, bajo la égida de la ONU, es la cita anual para debatir y fijar los compromisos en la lucha contra el cambio climático. Y el encuentro de Glasgow, que se prolongará hasta el 12 de noviembre, es si cabe más importante porque no se pudo celebrar el año pasado, a causa de la pandemia.

El mundo se encamina hacia un aumento de su temperatura media de 2,7ºC en las próximas tres décadas, casi el doble de lo que se fijó como objetivo ideal en la COP21 de París, que sentó las reglas de juego de este combate.

Y la COP26 en Glasgow es decisiva en primer lugar porque los países deben reforzar sus compromisos de reducción de emisiones, la principal causa del aumento de la temperatura media del planeta.

Comprometerse con fechas comunes, con reglas de control mutuamente obligatorias, ser transparentes en la lucha contra el cambio climático, es el primer gran objetivo de Glasgow.

El segundo es el compromiso de los países industrializados a ayudar anualmente con 100.000 millones de dólares a los países pobres para que logren mitigar y adaptarse al nuevo clima.