Tendencias
Tanto la danta como el oso ayudan a mantener en equilibrio los territorios al ser dispersores de semillas. Foto: Gustavo Pisso Flórez - Foto: Gustavo Pisso Flórez

fauna

El oso de anteojos y la danta de montaña estarán de fiesta en el Huila

Las autoridades de este departamento buscan llamar la atención de los colombianos sobre la necesidad de conservar y proteger a estas dos especies en alguna categoría de extinción.

Por sexta ocasión, el oso andino y la danta de montaña, dos especies en peligro de extinción, estarán de fiesta en el departamento del Huila, en el marco de un festival dirigido a destacar su importancia y la necesidad de conservarlas y protegerlas.

Esta iniciativa nació en 2011 como una estrategia para crear conciencia sobre la necesidad de cuidar, valorar y respetar a estos animales que tienen presencia en ese departamento. Para esta versión, el tema central serán los eventos reproductivos y se darán a conocer conocer los hallazgos que en materia de apareamiento se han evidenciado y registrado en la región; y que han permitido ver el aumento de la población de estos mamíferos de la vida silvestre.

“Este festival busca aumentar el conocimiento que tenemos sobre estas especies, el reconocimiento de su entorno y las lecciones aprendidas sobre las labores de protección que se desarrollan. Los expertos invitados y los integrantes de los grupos de monitoreo nos compartirán sus experiencias de conservación y cuidado de estos animales de la vida silvestre”, explicó Camilo Augusto Agudelo Perdomo, director de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM).

Para este año, los felinos serán la especie invitada del festival y se disertará sobre su biología en Colombia. Además, los grupos comunitarios del sur del país compartirán las experiencias de monitoreo e investigación realizadas en esta zona.

San Agustín y Pitalito son los municipios del Huila con mayor presencia de estos animales dentro del departamento, ambos pertenecen al Parque Natural Regional Corredor Biológico Guácharos-Puracé.

En esta oportunidad habrá conferencistas de Ecuador, Colombia y Estados Unidos, quienes a través de sus charlas tratarán de acercar más estas especies a la comunidad con las siguientes conferencias: Primer registro de evento reproductivo de oso de anteojos en su hábitat natural, comportamiento maternal del Oso Andino, reconocimiento e identificación de hembras reproductivas de oso andino: caso Macizo Chingaza y salvando los últimos tapires de Colombia: iniciativa de conservación de tapires, entre otras.

Oso andino avistado en el Huila
Este oso andino fue registrado en una reserva natural del municipio de Íquira. - Foto: CAM Huila

Entre los conferencistas del festival participarán Armando Castellanos de Andean Bear Foundation de Ecuador; Shisley Adriana Reyes Picó de la Fundación para la Investigación, Conservación y Protección del Oso Andino-Wii de Colombia; Sergio Escobar Lasso de Conservación de Tapires de Colombia; Diego Lizcano Melo de la Universidad de Los Andes; Russell Van Horn, San Diego Zoo Wildlife Alliance de Estados Unidos y Carlos Valderrama de WebConserva Colombia.

El evento es organizado por la CAM, Parques Nacionales, Alcaldía de Pitalito, Alcaldía de San Agustín, Universidad Nacional Abierta y a Distancia-UNAD, el Sena, y organizaciones ambientales como: Reverdecer Laboyano, Serankwa, Corporación Mashiramo y Huellas del Macizo. Durante todo el día y a través de la plataforma Zoom y de los canales de Youtube y cuentas de Facebook de las entidades organizadoras, se podrá participar del ciclo de conferencias.

Importancia de estas especies

Las dos especies son clave en los lugares en los que habita. En el caso del oso andino, son ejemplares que se pueden encontrar en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), esta especie se ubica en la categoría de Vulnerable.

Se trata de un mamífero escaso con poblaciones de baja densidad, pero muy importante desde el punto de vista biológico y cultural en la región, de allí la importancia de conocerlo y tomar acciones para conservarlo.

A esos animales se les atribuye la importancia de trasladar las semillas por grandes distancias, pues un oso en un día puede moverse en promedio entre 5 y 7 kilómetros; es decir, que si se come una semilla en el punto inicial, puede llegar a plantar un árbol a esa distancia en un día. Por esta razón se le conoce como el ‘jardinero del bosque´.

La danta de montaña es una de las tantas especies en peligro de extinción por la mano del hombre. Foto: Diego Lizcano. - Foto: Danta de montaña - Diego Lizcano

Esta especie es endémica de los Andes Tropicales, y es la única existente de oso en América del Sur. La CAM ha logrado registrar esta especie en zona rural de los municipios de San Agustín, Pitalito, Teruel, Algeciras, Santa María, Íquira, La Argentina y Neiva

“Este tipo de registros tienen una relevancia a nivel mundial, teniendo en cuenta que son inéditos y que dan muestra de la riqueza del departamento del Huila, en términos de biodiversidad”, manifestó Katherine Arenas Rodríguez, bióloga de la CAM.

Por su parte, la danta de montaña (Tapirus pinchaque), es clave debido a que se alimenta de plantas y frutas y es una importante dispersoras de semillas, pues defecan mientras caminan. La semilla abonada por sus excrementos germina y esto permite que árboles y plantas crezcan en diferentes lugares.

Este es una de las cinco especies de tapir que hay en el mundo. Habita en zonas montañosas de Colombia, Ecuador y Perú, y mide aproximadamente 150 centímetros y pesa alrededor de 180 kilogramos.

Esta especie se encuentra en peligro de Extinción (EN) y es el mamífero de mayor tamaño, distribuido en los bosques Andinos. La CAM ha registrado esta especie en zona rural de los municipios de San Agustín y Acevedo. “Lograr observar que las Dantas de Montaña presentan una dinámica poblacional activa, y que se están dando procesos de reproducción viable, da cuenta de la efectividad del manejo de las áreas protegidas, ya que se ha logrado recuperar y conservar el hábitat de esta especie, y proporcionar un nicho propicio para su desarrollo”, concluyó Arenas.