tecnología

TikTok exige mínimo 13 años para su uso; ¿por qué hay menores siendo virales?

Aunque las redes sociales establecen un mínimo de edad para poderse registrar, hay cientos de casos de niños de incluso 6 años cuyos videos se han vuelto virales en la popular aplicación TikTok.


Este fin de semana la niña bumanguesa Francesa Miranda estuvo en boca de todos por su fama en la popular red social TikTok, donde los videos de la menor acumulan hasta cinco millones de vistas, por lo que ya ha recibido ofertas hasta de casas productoras de cine.

La pequeña, pese a tener tan solo seis años de edad, es toda una celebridad y en seis meses ya cuenta con 1′400.000 de seguidores en Facebook, 440.000 en Instagram, cifra similar en TikTok y 80.000 en YouTube, la última plataforma que escogieron ella y sus padres para compartir sus famosos videos.

Sin embargo, al conocer esta historia una duda asaltó a varios usuarios en redes sociales: ¿Por qué, si TikTok exige como mínimo tener 13 años para autorizar su uso a menores, hay niños de seis años que son virales?

En el papel, la app indica que cualquier persona menor de 18 años debe contar con la aprobación de un padre para acceder a los contenidos, pero especialistas de la agencia Common Sense recomiendan que TikTok sea utilizada por adolescentes desde los 15 años en adelante pues la plataforma tiene varios problemas de privacidad y contenido para adultos.

Expertos han advertido, incluso, que la aplicación podría ser peligrosa para los niños, que se ven cada vez más atraídos a esta porque varios creadores de YouTube han abandonado la plataforma de video de Google ante las crecientes regulaciones y pérdidas relacionadas con el sistema de monetización.

En el caso de Francesa Miranda, sus padres son quienes aprueban el uso de la app y la alientan a subir contenido desde que el primero que subieron hace un par de meses acumuló cinco millones de visitas.

“Ese día grabamos, ella se aprendió en segundos el parlamento. Era en broma y lo grabó perfecto, los gestos que hacía nos hacían morir de la risa”, recuerda María Angélica, la orgullosa madre que, para su sorpresa, vio cómo en menos de 24 horas el contenido se volvió viral.

“Luego hicimos otros y luego otros y alguien nos dijo que hiciéramos una cuenta que fuera pública para que todo el mundo pudiera tener acceso y en ese momento se desbordó esto”, recuerda la mujer.

Pero el caso de esta familia es particular, pues en Quora, la famosa red social de preguntas y respuestas de internet, cientos de padres han volcado sus esfuerzos en averiguar cómo detener la obsesión de los niños por TikTok.

En Colombia y otros países el fenómeno de TikTok estalló con la cuarentena. Por ejemplo, en Estados Unidos el uso promedio por parte de los niños ha sido de 95 minutos al día.

Lo cierto es que esa red social, como cualquiera, contiene varios peligros para los pequeños. Por ejemplo, el pasado 22 de septiembre una joven denunció en redes sociales que su hermana de nueve años casi cae en una red de pedofilia después de seguir una cuenta falsa que pretende ser la de una de sus actrices preferidas.

Los hallazgos posteriores del Gaula fueron escalofriantes. En su momento, la Policía anunció la apertura de una investigación con colaboración internacional para esclarecer quiénes están detrás de esa red criminal.

Ese caso particular, similar a otros en el mundo, empezó cuando una niña siguió la cuenta de una supuesta actriz de una serie infantil. La menor fue contactada por alguien que suplantó la identidad de esa artista a través de un perfil con más de 51.000 seguidores, donde constantemente duplican contenidos de la cuenta original.

Fue entonces cuando le ofrecieron a la pequeña participar en un supuesto concurso para ganar unos patines y dinero. A cambio, le pidieron cumplir 10 retos sin que les contara a sus padres.

En ese supuesto concurso, le pidieron a la niña quitarse la ropa, bailar y enviar videos de más de 20 segundos. Por fortuna, la familia se dio cuenta de la situación y denunció la cuenta con las autoridades.

Sin embargo, la hermana mayor de la niña víctima advirtió lo que estaba pasando y difundió la denuncia a través de redes sociales, lo que llevó a autoridades del Valle de Aburrá a ponerle la lupa a esa plataforma, pidiendo a padres de familia poner más atención a los contenidos que sus hijos consultan en internet.