vida moderna

Alimentación, ¿cómo afecta a la salud cerebral?

Una dieta balanceada aporta los nutrientes necesarios para mantener un cerebro sano.


Según la Organización Mundial de la Salud, una alimentación equilibrada es importante para el bienestar integral del cuerpo humano.

Lisa Mosconi, directora de Weill Cornell Women’s Brain Initiative y autora de Brain Food: The Surprising Science of Eating for Cognitive Power, le contó a National Geographic la relación entre una dieta equilibrada y la salud cerebral. “Desde la perspectiva de una neurocientífica, la comida es importante para la salud del cerebro, porque los cerebros funcionan literalmente con nutrientes”, explicó.

Los expertos han encontrado varios nutrientes esenciales para mantener un cerebro sano: proteínas, zinc, hierro, folato, vitamina A, vitamina B6, vitamina B12 y los ácidos grasos omega 3.

Alimentación para la salud cerebral

El medio de comunicación The New York Times señala algunas opciones para alimentarse sanamente y cuidar el cerebro. Cabe resaltar que es sumamente importante consultar a un médico y a un nutricionista para recibir la atención profesional adecuada, teniendo en cuenta las necesidades individuales y la condición de salud de cada persona.

Vegetales de hojas verdes

De acuerdo con el experto Drew Ramsey, psiquiatra y profesor clínico asistente en el Colegio Vagelos de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia en Nueva York, en entrevista con The New York Times, los vegetales de hoja verde son la base de una dieta saludable para cuidar el cerebro. Recomienda agregar una ración de algas una vez a la semana.

Frutas y verduras

Cuanto más color tenga el plato de comida, mejor será para el cerebro. “Agregar una variedad de colores a su plato es como si estuviera comiendo un arcoíris. Las verduras de hoja verde oscura, las naranjas y los tomates—incluso las hierbas frescas—están llenos de vitaminas, fibra y minerales. Agregar pimientos, brócoli o cebollas congelados a guisos y tortillas aumenta el color y los nutrientes”, indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades”.

Lo ideal es agregar diferentes frutas y verduras en la alimentación diaria. The New York Times destaca que varios estudios sugieren que los componentes de frutas y verduras con colores vivos (pimentón rojo, berejena) pueden tener un impacto en la inflamación, la memoria y el estado de ánimo.

Mariscos

Los ácidos grados omega-3 son importantes para la salud del cerebro. Puede encontrarse en las sardinas, ostras, mejillones, el salmón salvajes y el bacalao.

Nueces, fríjoles y semillas

De acuerdo con Ramsey, lo ideal es comer entre 1/2 y 1 taza de este tipo de alimentos al día. Los frutos secos y las semillas se pueden agregar a cualquier plato o ensalada. Son ingredientes con un sabor agradable para acompañar las comidas.

Hierbas y especias

Utilizar hierbas y especias es muy común al momento de preparar las comidas. Además de dar un mejor sabor a los platos, algunas investigaciones muestran que pueden ayudar a un mejor equilibrio de los microbios intestinales, disminuir la inflamación y mejorar la memoria, destaca New York Times. Otras especias que pueden aportar beneficios para la salud cerebral son la canela, el romero, la salvia, el azafrán y el jengibre.

El portal Mejor con Salud señala algunos nutrientes esenciales para mantener el cerebro en forma:

Proteínas

Aportan al cerebro aminoácidos para la síntesis de neurotransmisores. Se encuentran en:

  • Lácteos.
  • Huevos.
  • Pescados y mariscos.
  • Carnes.
  • Soya

Antioxidantes

Los antioxidantes contribuyen a prevenir a frenar los daños de los radicales libres y prevenir enfermedades, según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Se pueden encontrar en:

  • Moras.
  • Brócoli.
  • Zanahorias.
  • Arándanos.
  • Granada.
  • Cítricos.
  • Ajo.
  • Tomates.
  • Uvas.
  • Cereales de grano entero.