vida moderna

Alimentación: ¿Qué es sano comer en la noche?

Sano hace referencia a una alimentación que aporte nutrientes y vitaminas para cubrir sus necesidades nutricionales


Comer en las noches es importante para el cuerpo, ya que mientras se duerme el cuerpo desarrolla las funciones corporales y con una buena alimentación se logra de manera correcta.

Además, de acuerdo con un estudio publicado en Nutrients una cena ligera ayuda a aumentar el metabolismo.

Asimismo, se genera fuerza en los músculos, en los huesos y dientes y adicional se puede obtener un peso adecuado y un corazón saludable.

Por tal razón, la recomendación de nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Juan José López Gómez, al portal CuídatePlus es “consumir alimentos de fácil digestión, es decir, de baja carga calórica, de bajo-moderado contenido en fibra y grasa, ya que lo contrario puede producir intolerancias y maldigestiones de cara al sueño”.

Por su parte, Enric Sánchez, miembro de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) y profesor de la Universidad de Lérida, le reveló al portal qué es sano comer en la noche, pero nada en exceso:

  • Agua, té o infusiones.
  • Cualquier tipo de fruta.
  • Frutas deshidratadas.
  • Yogur griego.
  • Yogures con fruta natural.
  • Un vaso de bebidas de soja, de almendras, de arroz, de avena o kéfir.
  • De 10 a 20 gramos de pavo sin grasa.
  • Tofu.
  • Dátiles rellenos de queso.

Asimismo, el blog de Normodorm reveló cuáles son los alimentos que producen más sueño:

1. Frutos secos.

2. Leche.

3. Carne de pavo y pollo.

4. Frutas como el banano y kiwi.

5. Cereales.

6. Pescado azul.

7. Infusiones de manzanilla, tila, valeriana, melisa o pasiflora.

Hay que señalar que el sueño es esencial para gozar de una salud óptima y lo que recomiendan los expertos es dormir entre siete y ocho horas por la noche. Además, la falta de sueño puede afectar negativamente el humor y el temperamento, así como la habilidad para concentrarnos en las tareas cotidianas.

Asimismo, la doctora Stacy M. Peterson and Brooke L. Werneburg le explicó a Mayo Clinic que la falta de sueño influye en lo que se come y cuánto se come, dado que las hormonas se regulan durante el sueño y al faltar horas de sueño, las hormonas del hambre se descontrolan y eso aumenta la sensación de hambre y disminuye la saciedad.

Además, el sueño permite que la mente y el cuerpo se recuperen del día de trabajo, y estos procesos importantes se acortan cuando no hay suficientes horas de sueño.

Por su parte, Mayo Clinic enumeró algunos consejos para dormir mejor, por ejemplo:

  • Respetar los horarios de sueño. Ser consistente del horario de acostarse y de levantarse todos los días, incluso los fines de semana.
  • Mantenerse activo. La actividad habitual ayuda a promover las buenas noches de sueño. Establecer un horario para hacer ejercicios por lo menos algunas horas antes de acostarte y evitar las actividades estimulantes antes de la hora de dormir.
  • Hacer un control de los medicamentos que se toma. Si la persona tomas medicamentos con regularidad, consultar con el médico para saber si estos contribuyen al insomnio. Además, revisar las etiquetas de los productos de venta libre para saber si contienen cafeína u otros estimulantes, como pseudoefedrina.
  • Evitar o limitar las siestas. Las siestas pueden hacer que sea más difícil conciliar el sueño por la noche. Si resulta imposible evitarlas, intentar que no duren más de 30 minutos y no tomar una siesta después de las 3 p. m.
  • Evitar o limitar la cafeína y el alcohol, y no consumir nicotina. Todas estas sustancias pueden hacer que sea más difícil conciliar el sueño, y sus efectos pueden durar varias horas.
  • No tolerar el dolor. Si una afección dolorosa perturba, se debe hablar con el médico sobre las opciones de analgésicos que tengan la eficacia suficiente para mantener el dolor bajo control mientras se duerme.