vida moderna

Arrugas: este es el orden en el que aparecen, según la edad

Las arrugas son líneas y pliegues que se forman en la piel con el pasar de los años.


Las arrugas son una parte natural del envejecimiento y son más prominentes en la piel expuesta al sol, como la cara, el cuello, las manos y los antebrazos, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Asimismo, existen otros factores como:

  • Exposición a luz ultravioleta (UV). La radiación ultravioleta, que acelera el proceso de envejecimiento natural, es la causa principal de la aparición de arrugas precoces. La exposición a la luz ultravioleta rompe el tejido conectivo de la piel, compuesto por colágeno y fibras de elastina, que se encuentra en la capa más profunda de la piel (dermis). Sin el tejido conectivo de sostén, la piel pierde fuerza y flexibilidad. Después, la piel empieza a debilitarse y a arrugarse de forma prematura.
  • Tabaquismo. Fumar puede acelerar el proceso de envejecimiento normal de la piel, lo que contribuye a la formación de arrugas. Esto puede deberse al efecto del tabaco sobre el colágeno.
  • Expresiones faciales repetitivas. Los movimientos y expresiones faciales, como entrecerrar los ojos y sonreír, producen líneas finas y arrugas. Cada vez que utilizas un músculo facial, se forma un surco debajo de la superficie de la piel. Y, a medida que la piel envejece, pierde flexibilidad y ya no recupera su forma. Estos surcos se convierten en características permanentes del rostro.

Dicho lo anterior, la Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica reveló el orden en las que aparecen las arrugas según la edad:

25 años: arrugas finas frontales y en los pliegues nasales.

30 años: se acentúan las arrugas mencionadas y aparecen nuevas arrugas finas en el parpado inferior y en las sienes (patas de gallo).

35 años: se intensifican las arrugas mencionadas y aparecen las arrugas delante de las orejas.

40 años: Aparecen las arrugas cervicales (en el cuello) y se acentúan las anteriores.

45 años: las arrugas del cuello se unen con las de las orejas y se se acentúan las arrugas suborbitarias.

50 años: aparecen las arrugas de las manos y se intensifican las del dorso de la nariz, el lóbulo de la oreja y el mentón.

55 años: se extienden las arrugas desde el lóbulo de la oreja y el mentón hasta el labio superior.

60 años: aparecen las arrugas en los labios superiores.

70 años: se profundizan las arrugas ya mencionadas.

Por tal razón, hay algunos consejos para proteger la piel y minimizar la aparición de arrugas como, por ejemplo:

  • Proteger la piel del sol. limitar el tiempo que se pasa al sol, especialmente al mediodía, y usar siempre ropa protectora, como sombreros de ala ancha, camisas de manga larga y gafas de sol. Se debe elegir un producto para el cuidado de la piel con un factor de protección solar (SPF), pues la American Academy of Dermatology (Academia Estadounidense de Dermatología) recomienda usar un protector solar de amplio espectro con SPF de 30 o más.
  • Humectar la piel. La piel seca arruga las células turgentes de la piel, lo que puede provocar líneas delgadas y arrugas prematuras. No obstante, hay que tener presente que cada tipo de piel tiene una necesidad diferente, sobre todo con el paso de los años.
  • No fumar. Aunque se haya fumado durante años o se fume mucho, dejarlo puede mejorar el tono y la textura de la piel, así como prevenir las arrugas y manchas.
Entrecejo, arrugas, piel
Para mantener una piel joven se requiere de mucha hidratación y el consumo de una alimentación equilibrada. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Seguir el orden adecuado de los productos: En general, los productos más ligeros van primero. Por ejemplo, se inicia con la limpieza, después va el tónico, el contorno de ojos, el sérum, la crema hidratante, la protección solar y, por último, el maquillaje.

Otra recomendación de los expertos para prevenir y reducir las arrugas es aumentar la producción de colágeno, pues esta es una de las sustancias más importantes para el cuerpo, ya que se trata de una proteína estructural que permanece en el cuerpo humano en grandes cantidades debido a que contribuye al buen funcionamiento de huesos, dientes, músculos, piel, articulaciones y algunos tejidos conectivos.

Entre los alimentos que más se recomiendan para mejorar la producción del colágeno son: el pescado, los huevos, las verduras, la carnes rojas y los frutos secos, al igual que otros que contengan omega 3.

Otros alimentos recomendados son pollo, cítricos (pomelos/toronjas), bayas (frambuesas, arándanos y moras), frutas tropicales (mango, kiwi, piña y guayaba), ajo, hojas verdes (espinaca, col rizada, acelgas, brócoli y demás verduras de ensalada) y tomates.