Bicarbonato de sodio: estos son los casos en los que no debería usarlo
Bicarbonato de sodio: estos son los casos en los que no debería usarlo - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Bicarbonato de sodio: estos son los casos en los que se debe moderar su uso

Si bien se trata de un elemento que está a la mano de todos, es importante no hacer uso excesivo del bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio es uno de los elementos más utilizados en el hogar. Para algunos es imprescindible a la hora de cocinar, mientras que otros tantos le han encontrado múltiples usos para hacer labores de aseo como lavar baños, desinfectar algunas zonas, brillar utensilios y ni qué hablar sobre las diferentes recetas que circulan para el cuidado de la piel e incluso de los dientes.

De acuerdo con un artículo publicado en Clinical Pediatrics, el bicarbonato en cantidades mínimas y disuelto en agua puede ayudar a reducir problemas relacionados con acidez gástrica o renal.

Además, en diálogo con Vogue, la doctora en química de la University College of Dublin, Laura González Islas, explicó que el bicarbonato también sirve como un exfoliante facial y corporal. Según la científica, al combinar de dos a siete cucharadas de bicarbonato con agua y frotar la mezcla en el rostro, codos, rodillas o pies, con movimientos circulares, para luego retirar la mezcla con agua fría, ayuda a eliminar las células muertas de la piel.

La publicación en mención destaca que si se mezclan dos cucharas de bicarbonato de sodio con dos limones y una cucharada de miel se logra una mixtura ideal para minimizar las manchas del rostro, ya que los ingredientes contienen propiedades exfoliantes, antibacterianas y restauradoras. La mascarilla se debe aplicar en las noches por 15 minutos, pero hay que tener precaución con la misma, pues el limón podría causar más manchas en la piel si entra en contacto con la luz.

Otro de los usos que encontró el estudio citado tiene que ver con los puntos negros de la piel, pues ayuda a eliminarlos. Para lograr este propósito, solo se deben mezclar tres cucharadas de bicarbonato con cuatro cucharadas de leche y debe revolver los dos componentes hasta que se genere una pasta, la cual debe ser aplicada en el rostro por dos minutos, para luego enjuagar con agua fría.

El bicarbonato de sodio también es utilizado para blanquear las axilas con su aplicación tres veces por semana durante cinco minutos.

Pese a los múltiples beneficios, es importante tener en cuenta que hay situaciones en las que no es conveniente hacer uso excesivo del bicarbonato de sodio.

Un artículo publicado por Tododisca señala que el bicarbonato de sodio puede tener efectos adversos en algunas situaciones. Uno de los ejemplos que destaca es cuando se hace uso de este elemento como ingrediente principal de los cosméticos. Sumado al anterior, también resalta sobre la inconveniencia de este producto cuando es utilizado como complemento de las comidas en el día a día.

Entre las recomendaciones más comunes que hacen en torno al bicarbonato de sodio es para combatir la acidez estomacal, pues este tiene propiedades antiinflamatorias y neutralizantes del ácido clorhídrico que se produce en el estómago. Frente a este uso, los expertos recomiendan a las personas que no se abuse en su consumo, no debe tomarse más de dos veces al día durante dos semanas.

El consumo excesivo de bicarbonato de sodio puede desembocar en una alcalosis metabólica, uno de los trastornos que existen con relación al equilibrio ácido-base del cuerpo, “en el cual se produce una baja concentración de hidrogeniones circulantes, así como en un aumento en los niveles de bicarbonato. Lo que a su vez produce una elevación del pH del plasma de la sangre, el cual debería tener un rango de 7,35 a 7,45. Cuando se produce una alcalosis metabólica el pH en las arterias se ubica en un nivel que sobrepasa los 7,45, mientras que el nivel de bicarbonato plasmático se registra con un nivel mayor a 25 mmol/l”, destaca Tododisca.

De acuerdo con el portal, y para entender mejor los efectos que podría tener, el consumo en exceso del bicarbonato de sodio podría provocar que la acidez del cuerpo baje a tal punto que puede afectar el equilibrio de distintas funciones, lo que pone en riesgo la salud.