vida moderna

¿Cómo cambia el cuerpo de una persona a partir de los 60 años?

Expertos indican que el deterioro de la función de un órgano debido al envejecimiento puede afectar la función de otro órgano.


El envejecimiento es un proceso que no se puede detener, pero los expertos aconsejan llevar una vida saludable, consumir una dieta adecuada, hacer ejercicio y consultar al médico para prevenir algunas molestias que llegan con el paso de los años.

La genética también es un factor importante que marca la pauta en el envejecimiento, pero hay circunstanciaras externas como “el tabaco, el alcohol, una mala alimentación o tomar el sol en exceso son determinantes para el deterioro de la salud a lo largo de las décadas”, explica el portal CuídatePlus.

Además, en las mujeres los cambios por la edad también pueden tener otras variaciones. “Entre las décadas de los 20 a los 60 años, la mujer sufre una serie de cambios importantes, tanto a nivel hormonal como físicos, como consecuencia de los ciclos menstruales, embarazos y otros derivados del envejecimiento reproductivo”, así lo explica María Luisa Fernanda Pérez, especialista en endocrinología en el Hospital Vithas Fátima de Vigo, en palabras recogidas por CuídatePlus.

Entre los cambios que se pueden presentar a partir de los 60 años está una disminución de la agudeza visual y auditiva, también se pueden presentar afectaciones en la masa ósea y muscular, y las articulaciones también sufren de rigidez. Otro factor que afecta a las personas mayores de 60 años es la incontinencia.

El sistema endocrino, así como el nervioso y el inmunológico, presentan cambios con el paso de los años, pues el organismo empieza a tener una baja en la producción de hormonas, fallan las reacciones y la habilidad y el organismo está más débil para enfrentarse a las infecciones.

“A menudo, los primeros signos del envejecimiento afectan al sistema musculoesquelético. Los ojos, seguidos por los oídos, comienzan a cambiar al inicio de la edad adulta. La mayoría de las funciones internas también disminuyen con la edad. La mayor parte de las funciones corporales alcanzan su valor más alto poco antes de los 30 años, y a partir de ahí empieza un descenso gradual, pero constante”, explica el portal Manual MSD sobre el proceso de envejecimiento en el organismo.

Con el paso de los años, los huesos sufren cambios como volverse menos densos. “La pérdida moderada de densidad ósea se denomina osteopenia y la pérdida grave (incluida la aparición de una fractura debida a la pérdida de densidad de enlace) se denomina osteoporosis”, indica el sitio web Manuel MSD.

De acuerdo con el portal MedlinePlus, en los hombres el peso aumenta hasta más o menos los 55 años, y luego empieza a bajar, situación que se puede generar por “una disminución de la hormona sexual masculina testosterona”.

Por su parte, en las mujeres el peso aumenta hasta los 65 años y luego comienzan a bajar. “La pérdida de peso en la edad adulta se produce en parte porque la grasa reemplaza el tejido muscular magro y la grasa pesa menos que el músculo”, explica el citado portal web.

La edad no es impedimento para hacer ejercicio, tan solo hay que buscar la rutina deportiva adecuada. Foto: Getty images.
La edad no es impedimento para hacer ejercicio, tan solo hay que buscar la rutina deportiva adecuada. - Foto: Gettyimages

Los especialistas también añaden que los hábitos alimentarios y de actividad física desempeñan un papel importante en el proceso de envejecimiento de las personas.

De acuerdo con MedlinePlus, estas son algunas recomendaciones para evitar los cambios drásticos y afectaciones que puede tener el organismo cuando van pasando los años:

  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Consumir una dieta saludable que incluya frutas y verduras, granos enteros y la cantidad correcta de grasas sanas.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Evitar los productos del tabaco y las drogas ilícitas.

En la mujer “la menopausia provoca que, entre los 50 y los 60 años, la piel de la mujer experimente muchas alteraciones”, así lo indica María Teresa Truchuelo, dermatóloga del Hospital Vithas Nuestra Señora de América de Madrid, en palabras recogidas por CuídatePlus. La especialista añade que “la bajada de estrógeno que se produce en este momento de la vida de la mujer conlleva un afinamiento de la piel y deshidratación, lo que provoca que se intensifiquen las arrugas”.