vida moderna

¿Cómo desinflamar y regenerar el hígado rápidamente?

La enfermedad del hígado graso es la principal enfermedad hepática crónica en todo el mundo y afecta a una cuarta parte de la población adulta.


El hígado es uno de los órganos que puede verse más afectado por los hábitos de vida inadecuados. Es decir, el exceso de bebidas alcohólicas o una mala alimentación o dormir mal, puede provocar daños hepáticos tan conocidos como la cirrosis que en algunas ocasiones llegan a ser crónicos.

Además, según una nueva investigación publicada en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Sociedad Endocrina norteamericana, las personas con estilos de vida sedentarios y conductas de sueño poco saludables podrían desarrollar la enfermedad del hígado graso.

Cabe resaltar que la enfermedad del hígado graso es la principal enfermedad hepática crónica en todo el mundo y afecta a una cuarta parte de la población adulta. Además, este tipo de enfermedad hepática se ve favorecida por trastornos metabólicos como la obesidad y la diabetes de tipo 2.

“Las personas que duermen poco por la noche y hacen una siesta prolongada durante el día tienen el mayor riesgo de desarrollar una enfermedad del hígado graso. Nuestro estudio descubrió que una mejora moderada de la calidad del sueño estaba relacionada con una reducción del 29 % del riesgo de padecer hígado graso”, afirma el doctor Yan Liu, del Laboratorio Provincial Clave de Alimentación, Nutrición y Salud de Guangdong y de la Universidad Sun Yat-sen de Guangzhou (China).

Hígado graso
El exceso de bebidas alcohólicas o una mala alimentación puede provocar daños hepáticos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Remedios caseros para regenerar el hígado

Afortunadamente, existen algunos productos naturales que pueden ayudar a regenerar el hígado cuando este no se encuentra gravemente dañado. No obstante, se recomienda consultar con un hepatólogo para tratar la enfermedad de la forma más efectiva, ya que estos remedios son tan solo un complemento.

Té de romero

Ingredientes:

  • 5 g de hojas frescas de romero.
  • 250 ml de agua hirviendo.

Preparación:

  • Agregar el romero en el agua hirviendo, dejar reposar durante 3 a 5 minutos, debidamente tapado.
  • Colar, beber tibio y sin endulzar. Este té se puede ingerir tres a cuatro veces por día. Además, este té también puede ser utilizado para lavarse el cabello.
  • No hay un tiempo definido para la ingesta de este té, sin embargo, los fitoterapeutas suelen recomendarlo durante 3 meses y reposarlo durante 1 mes.

Alcachofa para el hígado

Existen alimentos que pueden limpiarlo como la alcachofa. Según datos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), es un alimento que contiene proteínas, fibra, fósforo, potasio, esteroles y cinarina. Por eso, se considera es una buena opción para complementar la dieta.

Marta Vergés, en su libro Cómete el tarro, detalla sus múltiples beneficios, entre ellos: que es una gran depuradora del hígado, estimula la producción de bilis, elimina grasas y sus propiedades digestivas la hacen ideal para tratar enfermedades como el ácido úrico, el reuma y los problemas de cálculos en la vesícula biliar.

Infusión con romero y alcachofa

  • Una manera sencilla de tomar un remedio de alcachofa consiste en preparar una infusión medicinal con las hojas y los tallos.
  • Se debe reserva el corazón para cocinarlo y aprovechar todas las partes de la planta. Sin embargo, hay que saber que su sabor será muy amargo. Además, se puede combinar con romero.
  • Por su contenido en ácido ursólico, se dice que esta planta medicinal apoya la función hepática, reduce la inflamación, mejora la fluidez de la sangre y reduce el colesterol malo.

Diente de león

La parte importante del diente de león se encuentra en la raíz, donde se concentran propiedades que ayudan a desintoxicar el hígado, como las diuréticas y depurativas, además de tónicas, cicatrizantes y hepatoprotectoras, según el magacín Mundo Deportivo, en su sección de salud y bienestar.

Preparación:

  • Colocar el agua y 1 cucharada de raíces de dientes de león en una olla y llevar a ebullición.
  • Dejar hervir durante 5 minutos. Luego, retirar del fuego y dejar reposar por 5 minutos.
  • Por último, colar y beber cuando esté tibio. Este té puede beberse hasta tres veces al día.