vida moderna

¿Cómo hacer un desodorante casero y efectivo para el mal olor de las axilas?

Si se tiene sudoración excesiva, es necesario consultar con el médico antes de aplicar nuevos compuestos en las axilas.


El sudor es un líquido claro y salado producido por glándulas en la piel. Es la manera en que el cuerpo reduce la temperatura al provocar la pérdida de calor a través de la piel, según explica el Instituto Nacional del Cáncer de Estado Unidos.

El sudor se produce principalmente debajo de los brazos, en los pies y las palmas de las manos. Cuando hace calor, se practican ejercicios, se está ansioso o se tiene fiebre, es normal transpirar mucho. Además, las mujeres en la menopausia suelen tener sofocos y sudores nocturnos.

Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explica que, cuando el sudor se mezcla con las bacterias de la piel, puede causar olor. Bañarse con regularidad y usar antitranspirantes o desodorantes puede ayudar a controlar el olor.

Por lo anterior, el portal especializado Mejor con Salud listó algunas alternativas con las que es posible realizar un desodorante casero con productos fáciles de conseguir.

Desodorantes de aloe vera y aceite de coco

Ingredientes: media taza de gel de aloe vera (120 g) y dos cucharadas de aceite de coco (30 g).

Preparación y uso:

1. Incorporar los ingredientes en la licuadora y batir hasta que se forme una mezcla homogénea.

2. Vaciar en un recipiente.

3. Tomar la cantidad que se considere necesaria y frotar en las axilas.

Desodorante de vinagre de sidra de manzana y limón

Ingredientes: agua (62 ml), una botella con atomizador, jugo de limón (62 ml) y un cuarto de taza de vinagre de sidra de manzana (62 ml).

Preparación y uso:

1. Poner todos los ingredientes en la botella con atomizador.

2. Agitarla para que todo quede bien integrado.

3. Rociar la cantidad necesaria sobre las axilas y dejar secar antes de ponerse ropa.

Desodorante de bicarbonato de sodio y maicena

Ingredientes: una cápsula de vitamina E, media taza de maicena (100 g), 10 gotas de aceite de menta, cuatro cucharadas de aceite de coco (60 g), 10 gotas de aceite esencial de árbol de té y media taza de bicarbonato de sodio (100 g).

Preparación y uso:

1. En un recipiente poner el bicarbonato de sodio junto con la maicena y el aceite de coco.

2. Mezclar hasta obtener una textura cremosa.

3. Agregar el contenido de la cápsula de vitamina E y los aceites esenciales.

4. Revolver nuevamente, verter en un frasco hermético y tapar.

5. Tomar la cantidad necesaria diaria y aplicar con masajes suaves.

Desodorante de bicarbonato de sodio y limón

Ingredientes: el jugo de medio limón y dos cucharadas de bicarbonato de sodio (10 g).

Preparación y uso:

1. En un recipiente humedecer el bicarbonato con el jugo del limón.

2. Revolver y frotar sobre las axilas con suaves masajes circulares.

3. Dejar actuar durante unos minutos y enjuagar.

4. Evitar la exposición al sol después de su aplicación.

Desodorante de aceite de árbol de té

Ingredientes: 20 gotas de aceite esencial de árbol de té y una cucharada de agua de rosas (10 ml).

Preparación y uso:

1. Diluir el aceite esencial en agua (nunca se debe utilizar sin diluir).

2. Combinar el aceite y el agua de rosas.

3. Revolver para integrarlos bien.

4. Aplicar sobre las axilas con la ayuda de un trozo de algodón.

Cabe resaltar que, si se tiene piel sensible, es necesario consultar con un especialista antes de hacer uso de uno de los desodorantes anteriores para evitar irritaciones en la piel.