Tendencias
Dolor de espalda
El dolor de espalda puede ser un síntoma común de otras patologías que requieren atención médica. - Foto: Getty Images

salud

¿Cómo quitar el dolor de la parte baja de la espalda?

Es importante que los pacientes eviten quedarse quietos o acostados.

Con frecuencia se escucha la palabra lumbago y esto se refiere al dolor que se siente en la parte baja de la espalda. Puede ocurrir que esta área del cuerpo se ponga rígida, haya una disminución del movimiento y dificultad para pararse derecho.

Cuando esta molestia se presenta se tiende a pensar que la mejor forma de aliviarla es quedándose quieto y sin el desarrollo de ninguna actividad por tiempo prolongado. Sin embargo, según la biblioteca médica Medline Plus, esto no es tan cierto y, de hecho, los médicos no recomiendan el reposo en la cama.

“Si usted no tiene ningún signo de una causa grave para el dolor de espalda, como pérdida del control de esfínteres, debilidad, pérdida de peso o fiebre, permanezca lo más activo posible”, precisa la citada fuente.

Los expertos recomiendan que cuando se presenta este dolor se suspenda la actividad física normal solamente durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir cualquier hinchazón (inflamación) en el área del dolor. No obstante, no debe mantenerse por largos períodos. Estas son algunas de las recomendaciones de Medline Plus.

Mala postura y caminar encorvado pueden generar el dolor de espalada. Foto: Gettyimages.
Mala postura y caminar encorvado pueden generar el dolor de espalda. Foto: Gettyimages. - Foto: Foto Gettyimages.

- Aplicar calor o hielo en el área que presenta el dolor. Es importante utilizar el hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego sí usar calor.

- Tomar analgésicos de venta libre como ibuprofeno.

- Dormir en posición encorvada o fetal con una almohada entre las piernas. Los especialistas indican que si la persona generalmente duerme boca arriba, se debe colocar una almohada o una toalla enrollada debajo de las rodillas para aliviar la presión.

- No realizar actividades que impliquen levantar objetos pesados o torcer la espalda durante las primeras seis semanas después de aparecer el dolor.

- No hacer ejercicio en los días inmediatos posteriores a la aparición del dolor. Después de dos a tres semanas, se puede comenzar nuevamente el ejercicio de manera lenta. Lo ideal es consultar con un fisioterapeuta cuáles son los ejercicios más recomendados dependiendo de la condición del paciente.

Los ejercicios que se deben evitar

Si bien es importante mantenerse activo, también es clave evitar algunas actividades físicas que podrían complicar la situación. En el listado se incluyen las siguientes:

- Trote deportivo

- Deportes de contacto

- Deportes de raqueta

- Golf

- Danza

- Levantamiento de pesas

- Levantar las piernas al estar acostado boca abajo

- Abdominales

Uno de los ejercicios más recomendados cuando se presenta dolor lumbar es caminar. Robert Gillanders, fisioterapeuta en el área de Charlottesville, Virginia, citado por el portal ARPP, organización estadounidense que atiende a personas mayores de 50 años, asegura que hay estudios que indican que caminar mejora los niveles de dolor, reduce la discapacidad, mejora la calidad de vida y ayuda a evitar el miedo entre las personas con dolor lumbar crónico.

Dolor de espalda
El dolor lumbar puede tener diversas causas como las malas posturas. - Foto: Getty Images/iStockphoto

¿Cómo prevenir el dolor lumbar?

Según el portal de salud Healthline, para prevenir el dolor lumbar es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

- Ejercitar los músculos en el estómago y espalda

- Perder peso, si la persona tiene sobrepeso

- Levantar artículos adecuadamente, doblando las rodillas y haciendo la fuerza con las piernas

- Mantener una postura adecuada

- Dormir en una superficie firme

-Sentarte en sillas con soporte que estén a la altura correcta

-Evitar los zapatos de tacón alto

- Dejar de fumar

- Relajarse

Señales a tener en cuenta

Frente a este padecimiento existen algunas señales de alerta a las que es importante prestarles atención. Por ejemplo, si el dolor se extiende hasta una de las piernas, si la persona siente entumecimiento, debilidad u hormigueo en una o ambas piernas, o si se perciben cambios en la función intestinal o de la vejiga, lo mejor es recurrir al médico.

Según Stacey Cladis, fisioterapeuta de Northwestern Medicine en Chicago, referenciada por la misma fuente, estos síntomas podrían deberse a una compresión en la médula espinal o de los nervios. Además, si el dolor persiste durante más de una semana o impide hacer otras actividades necesarias, no se debe esperar para acudir al especialista.