vida moderna

¿Cómo quitar la flacidez de la barriga después del embarazo?

La etapa después del parto es una de las más complejas del embarazo.


La llegada de un nuevo integrante a la familia es motivo de alegría, pero también implica enormes desafíos, desde acomodar la rutina a la presencia del bebé hasta los cuidados de la madre después del parto.

No cabe duda de que el embarazo no es un proceso sencillo y que cada una de sus etapas requiere de ciertos controles y seguir las recomendaciones de los especialistas, para garantizar la salud tanto de la madre como del bebé. El posparto así lo demanda también.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, después de dar a luz, las gestantes suelen presentar diversos cambios físicos y emocionales, que pueden derivar en consecuencias más graves si no se tratan a tiempo.

Entre las molestias físicas que es posible aparezcan luego del parto, la organización Kids Health indica que algunas mujeres pueden experimentar sensibilidad y dolor en los pechos, esto se asocia generalmente a la acumulación de la leche.

Pregnant woman rubbing oil on her belly, close up.
No cabe duda de que el embarazo no es un proceso sencillo y que cada una de sus etapas requiere de ciertos controles y seguir las recomendaciones de los especialistas, para garantizar la salud tanto de la madre como del bebé. El posparto así lo demanda también. - Foto: Getty Images

Asimismo, hay mujeres que tienden a presentar estreñimiento o dolores al ir al baño, ya que los músculos perineales pueden quedar doloridos después del parto o, en su defecto, ocurre como consecuencia de la episiotomía (desgarro o corte del perineo). Debido al cambio hormonal, las nuevas madres también pueden padecer sofocos o escalofríos.

En esta transición, uno de los efectos más notorios es la pérdida de peso. Después del parto, la mujer pesará algunos kilos menos, que eran sumados por el bebé, la placenta y el líquido amniótico. Sin embargo, a medida que van recuperando el peso que tenía antes del embarazo, algunas empiezan a notar la flacidez de su vientre.

¿Cómo mejorar la flacidez de la barriga después del parto?

Es crucial considerar que en esta etapa posparto lo más importante es tener los cuidados adecuados, tanto del bebé como de la madre. Precisamente, por ello es menester seguir las recomendaciones de los profesionales de la salud y guardar el reposo necesario.

Teniendo en cuenta esto, lo primero que hay que decir es que la flacidez se debe generalmente al estiramiento de la piel durante el embarazo; no obstante, señalan desde la revista Etapa Infantil, otros factores como la retención de líquidos, malos hábitos de vida y una alimentación desbalanceada pueden también provocar esta apariencia de la piel.

Según este medio, hay algunas prácticas que contribuyen a reducir la flacidez de la barriga y que son sencillas de realizar. La recomendación principal que entregan es hacer ejercicio físico, una vez el cuerpo esté recuperado del todo.

“Puedes empezar a caminar al menos veinte minutos al día, un ejercicio que te ayudará a quemar más calorías, a la vez que fortalecerá tus músculos, aumentará tu resistencia y te ayudará a combatir la retención de líquido”, aconsejan desde la revista Etapa Infantil. Sumado a esto, se sugiere realizar ejercicios en los que se trabaje específicamente la zona del abdomen.

Igualmente, los expertos coinciden en que beber abundante agua es fundamental luego del parto, para mantener la piel hidratada y favorecer los procesos internos del organismo. De acuerdo con la explicación que otorgan desde el referenciado medio, la retención de líquidos es uno de los factores que origina la flacidez, por lo que tomar agua puede favorecer la correcta metabolización de esta a nivel celular.

Otro de los consejos básicos, pero a su vez uno de los más importantes, es cuidar de los alimentos que se consumen. Durante el embarazo y después de él, la alimentación es clave para el bienestar de la madre y el infante, porque es partir de la comida que consume la mujer que ambos adquieren los nutrientes que necesitan.

“Apuesta por alimentos ricos en proteínas, como la pechuga de pollo, los huevos, la leche, el salmón y el queso, porque te ayudarán a fortalecer los músculos y devolverle la elasticidad a tu piel”, precisan. Asimismo, es aconsejable optar por alimentos cuya composición sea rica en ácidos grasos esenciales, como el pescado y los frutos secos.

Finalmente, no se deben olvidar las rutinas de cuidado de la piel, como aplicar cremas hidratantes, realizar suaves masajes y mantenerla limpia.