Tendencias
La vitamina K es importante para la salud ósea pues participa en la regulación del metabolismo del calcio. Foto: Getty Images.
La ingesta de vitaminas y nutrientes es clave para proteger la salud de los huesos. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

salud

¿Cuál es el mejor licuado para fortalecer los huesos?

Los alimentos ricos en calcio son clave para mantener los huesos sanos.

Los huesos son determinantes para el cuerpo. Dan soporte y les permiten a las personas moverse, a la vez que protegen de lesiones al cerebro, el corazón y otros órganos.

Adicionalmente, almacenan minerales como el calcio y el fósforo, que son clave para mantenerlos fuertes, pero además cuando se requiere son liberados a otros órganos para diferentes usos, según explica el Centro Nacional de Recursos para la Osteoporosis y Enfermedades Óseas Relacionadas, de Estados Unidos.

Estas estructuras son tejidos vivos en constante renovación. Por un lado, se forma hueso nuevo (formación ósea), y, simultáneamente, se destruye hueso envejecido (reabsorción ósea), explica la Clínica Universidad de Navarra, de España.

Cuando se rompe el equilibrio entre ambas, bien porque disminuye la formación de hueso nuevo o porque aumenta la reabsorción, es cuando aparece la osteoporosis, enfermedad que se caracteriza por una disminución de la densidad ósea. Este padecimiento genera una disminución de la resistencia frente a traumatismos, con la consiguiente aparición de fracturas.

Información del portal Cinfasalud, de España, indica que el pico máximo de formación o renovación de hueso llega a los 30 ó 35 años, edad a partir de la cual comienza a producirse una pérdida natural de masa ósea, que se prolonga durante toda la vida. De esta forma, en la medida en que una persona envejece, el cuerpo tiende a reabsorber el calcio y el fosfato de los huesos, en lugar de mantener estos minerales en ellos.

De acuerdo con los especialistas, existen diversos factores que pueden condicionar que las personas consigan un pico de masa ósea adecuado: el sobrepeso, la falta de ejercicio y la baja ingesta de productos lácteos.

Los expertos del Centro Nacional de Recursos para la Osteoporosis y Enfermedades Óseas Relacionadas, aseguran que existen muchas cosas que se pueden hacer para mantener los huesos sanos y fuertes. Por ejemplo, consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D, hacer suficiente ejercicio y tener hábitos saludables.

Muchos alimentos contienen calcio, pero los productos lácteos son la mejor fuente. “La leche y sus derivados tales como el yogur, el queso y el suero de leche contienen una forma de calcio que el cuerpo puede absorber fácilmente”, precisa la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

De igual forma, las hortalizas de hojas verdes como el brócoli, la col rizada, la mostaza, los nabos y el repollo chino contienen este mineral; al igual que el salmón y las sardinas enlatadas con sus huesos blandos; las almendras, las nueces de Brasil, las semillas de girasol y las legumbres secas.

Productos lácteos
Los productos lácteos son las principales fuentes de calcio, mineral clave para el fortalecimiento de los huesos. - Foto: Getty Images

Cuando la persona envejece, requiere de mayores cantidades de calcio para mantener los huesos densos y fuertes. Los expertos recomiendan consumir al menos 1.200 miligramos de calcio y entre 800 y 1.000 unidades internacionales de vitamina D por día.

Batido natural

El portal Mejor con Salud plantea un licuado que puede ser útil para el fortalecimiento de los huesos y el cual contiene bebida de almendras, yema de huevo, nueces y cerezas. Las almendras son ricas en fósforo y magnesio, dos minerales importantes para cuidar la salud ósea.

La yema de huevo es rica en vitamina D, que le permite al cuerpo absorber el calcio y el fósforo de los alimentos; mientras que las nueces son ricas en vitaminas y minerales como hierro y fósforo y las cerezas contienen vitamina B12, que es indispensable para fortalecer huesos, ligamentos, músculos y articulaciones, según la mencionada fuente.

Para preparar el batido se requiere de un vaso de bebida de almendras, tres nueces, 10 cerezas, una yema de huevo y una cucharada de miel. Se lavan las cerezas y se retira la cáscara de las nueces, se separa la clara de la yema del huevo y lleva esta última a la batidora, junto con la leche de almendras, la miel, las nueces y las cerezas, se bate hasta obtener una mezcla homogénea. La recomendación de Mejor con Salud es beberlo siempre por las mañanas y recién hecho.