vida moderna

Ejercicios para fortalecer los huesos y las articulaciones

La actividad física regular aporta grandes beneficios.


Muchas personas creen que al realizar actividad física pueden empeorar el malestar causado por la artritis o el dolor provocado por otras afecciones. Sin embargo, ejercitarse ayuda a fortalecer los huesos y las articulaciones. La Organización Mundial de la Salud destaca los diferentes beneficios que tiene para el cuerpo humano. “La actividad física contribuye a la prevención y gestión de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes”.

Los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada la práctica clínica, la educación y la investigación, explican que la falta de ejercicio puede provocar que las articulaciones se vuelvan más rígidas y duelan más.

“Esto se debe a que fortalecer los músculos y el tejido que rodea las articulaciones es fundamental para soportar los huesos. No realizar ejercicios debilita los músculos que dan soporte, lo que genera más estrés en las articulaciones”, indica la entidad de salud.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que antes de empezar a ejercitarse se debe consultar con un médico para recibir las instrucciones adecuadas, las cuales ayudan a evitar lesiones y complicaciones de salud.

Por su parte, Mayo Clinic señala algunos ejercicios importantes para las personas que tienen artritis:

  • Ejercicios de amplitud de movimiento: alivian la rigidez de las articulaciones. Se pueden levantar los brazos por encima de la cabeza.
  • Ejercicios de fortalecimiento: entrenar con pesas es una gran opción para realizar este tipo de ejercicios. El descanso es fundamental para evitar lesiones y que empeore el dolor en las articulaciones.
  • Ejercicio aeróbico: los ejercicios de resistencia pueden ayudar a mejorar el bienestar general del ser humano. “Entre los ejemplos de ejercicios aeróbicos de bajo impacto para las articulaciones, se pueden mencionar caminar, andar en bicicleta, nadar y usar una máquina elíptica. Trata de llegar a hacer hasta 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada por semana. Puedes dividir ese tiempo en bloques de 10 minutos para no resentir tus articulaciones”, detalla Mayo Clinic.

Importancia de la actividad física

Los médicos insisten en la importancia de realizar actividad física regularmente para disminuir el riesgo y gestionar algunas enfermedades no transmisibles como la diabetes. Asimismo, es clave para evitar la obesidad y el sobrepeso.

“Junto con la dieta, el ejercicio juega un papel importante en el control de su peso y la prevención de la obesidad. Para mantener su peso, la energía que usted gasta en sus actividades diarias debe ser igual a las calorías que usted come o bebe. Para perder peso, debe quemar más calorías de las que consume”, señala Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Para realizar actividad física no es obligatorio acudir a un centro deportivo o a un gimnasio. “La OMS define la actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía. La actividad física hace referencia a todo movimiento, incluso durante el tiempo de ocio, para desplazarse a determinados lugares y desde ellos, o como parte del trabajo de una persona. La actividad física, tanto moderada como intensa, mejora la salud”, indica la OMS.

Caminar, trotar, montar bicicleta, practicar algún deporte o bailar son algunas de las actividades físicas más comunes. Sin embargo, mejorar la apariencia del cuerpo ha llevado a las personas a realizar ejercicios con mayor intensidad y con objetivos muy específicos.

Tener un cuerpo saludable por dentro, pero también con un buen aspecto por fuera, es una de las razones por las que las personas hacen ejercicio, teniendo en cuenta rutinas especializadas para cada parte del cuerpo. Quemar grasa, aumentar masa, tonificar o fortalecer son algunos de los propósitos de las series de ejercicios.