vida moderna

¿Cuál es la mejor y la peor postura para dormir?

Determinadas posiciones ayudan a conciliar mejor el sueño y prevenir dolores de espalda.


La postura al dormir no solo afecta la sensación de bienestar al despertarse por la mañana, también puede aumentar o disminuir el riesgo de sufrir ciertas enfermedades, entre ellas, un dolor de espalda y de cuello, calambres musculares, cansancio y apneas del sueño.

Estudios científicos han demostrado que ocho de cada diez personas en el mundo tendrá dolor de espalda alguna vez en la vida. Además, puede ser causado por hernias que se localicen principalmente en zonas móviles de la columna, como las cervicales y las lumbares, según el Hospital Universitario Clinic Barcelona.

Por esta razón, dormir bien cuando se tiene este tipo de aflicción es difícil para muchas personas. Muchas veces al llegar a casa, tras un día largo de trabajo, la mayoría realiza gestos cotidianos que pueden empeorarlo.

Por su parte, Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, considera que determinadas posiciones ayudan a conciliar mejor el sueño. “Las más recomendables son decúbitos laterales (de lado izquierdo o derecho) y la que menos, decúbito prono (boca abajo)”, dice Pareja.

Muchas veces al llegar a casa tras un día largo de trabajo la mayoría realiza gestos cotidianos que pueden empeorar el dolor de espalda.
Muchas veces al llegar a casa tras un día largo de trabajo la mayoría realiza gestos cotidianos que pueden empeorar el dolor de espalda. - Foto: getty images

Beneficios y riesgos de las diferentes posiciones para dormir

Aquí algunos riesgos y beneficios expuestos por el portal especializado en salud, Healthily para lograr tener un sueño placentero y evitar dolores.

Dormir de lado

  • Así lo hacen un 15 % de los adultos, y es una posición bastante cómoda para dormir.
  • Al contrario que dormir boca-arriba, dormir de lado reduce los síntomas de las apneas del sueño y puede reducir los ronquidos.
  • Además, dormir de lado con la espalda recta mantiene la espina dorsal alineada, lo cual puede reducir el riesgo de dolor de columna y cuello.
  • Desventaja: Dormir de lado puede presionar la cadera sobre la que se duerme. Para aliviar esto, se recomienda poner una almohada suave o una manta doblada entre las rodillas.

Dormir boca-abajo

  • Un 7 % de los adultos prefiere esta posición. Sin embargo, dormir boca-abajo conlleva muchos riesgos.
  • Primero, es difícil mantener la columna vertebral en una posición neutral mientras está boca-abajo, y esto puede causar dolor de espalda y cuello.
  • Además, esta postura presiona los músculos y las articulaciones, lo cual puede causar hormigueo, dolores y falta de sensibilidad.
  • Sin embargo, se pueden reducir los riesgos al: apoyar la frente sobre una almohada más suave y dormir con la cara hacia abajo en lugar de a un lado. Esto mantendrá las vías respiratorias abiertas.

Dormir en posición fetal

Dormir boca-arriba

  • Es muy poco común dormir boca-arriba: solo un 8 % de las personas lo hacen. Sin embargo, es una buena postura ya que puede prevenir el dolor de espalda y cuello.
  • Dormir boca-arriba mantiene la cabeza, espina dorsal y espalda en una posición neutral, aliviando la presión de más de las articulaciones de estas áreas.
  • Además, esta posición también ayuda a reducir el riesgo de reflujo gástrico, siempre y cuando se use una almohada que mantenga la cabeza más alta que el pecho. Así se previene que los contenidos del estómago suban por el tracto digestivo.
  • Desventaja: se aumenta el riesgo de roncar y/o de padecer apneas del sueño, comparado con dormir de lado. Cuando las personas duermen boca-arriba, su lengua puede bloquear el espacio de la orofaringe por el que respira, dificultando la respiración normal.