vida moderna

¿Cuáles son las causas de la soledad y cómo afrontarla según Harvard?

Hay expertos que hablan de más de un tipo de soledad.


El ser humano es social por naturaleza, bien decía Aristóteles, puesto que solamente es capaz de sobrevivir mediante la interacción con los otros a lo largo de la vida. Es una cualidad que, aunque inherente a nuestra especie, se fortalece conforme pasan los años, desde la infancia hasta la edad adulta.

Si bien la soledad no necesariamente es limitante del desarrollo, sí es cierto que el encuentro con los otros es fundamental para el crecimiento de las personas. Basta con observar las relaciones entre los individuos día a día, no solo las más románticas, sino también las que se establecen entre dos compañeros de oficina, entre un profesor y su alumno, o entre una madre y su hijo.

Dichos intercambios van construyendo a la persona. Por eso, quizá, es tan difícil enfrentarse a la soledad o sentirse solo. Los expertos han tratado de explicar en qué se origina esta condición y su impacto en la vida del ser humano.

Creativo
Dichos intercambios van construyendo a la persona. Por eso, quizá, es tan difícil enfrentarse a la soledad o sentirse solo. Los expertos han tratado de explicar en qué se origina esta condición y su impacto en la vida del ser humano. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Justo ese es el tema que aborda un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard, la Universidad de Stanford, la Universidad de Curtin y la Universidad de Western Australia, citado por el medio Business Insider, quienes ahondaron en los factores desencadenantes de la soledad y cómo afrontarla.

A partir del análisis descubrieron que ciertos comportamientos eran comunes entre las personas participantes del estudio, los cuales se asociaron con una mayor posibilidad de experimentar la sensación de soledad.

¿Cuáles son las prácticas que se asociaron con la soledad?

De acuerdo con el estudio del grupo de investigadores, determinadas prácticas eran coincidentes entre algunos participantes y se podrían relacionar con un riesgo de sentirse o estar solos.

Hay que decir que no para todo el mundo es igual de sencillo afrontar ciertas circunstancias difíciles, pero precisamente en esos comportamientos que se tienen en esos momentos duros es que se puede tener “estrategias erradas de afrontamiento”, según explica Business Insider, las cuales pueden no tener un buen efecto sobre la salud mental.

En este sentido, entre los patrones comunes, el estudio encontró que las prácticas que pueden incidir en la condición de soledad son:

  • Buscar culpables en toda situación, ya sea uno mismo u otra persona.
  • Pensar demasiado en un mismo tema.
  • Evitar el apoyo emocional de los otros.
  • Ignorar los sentimientos o circunstancias negativas.
  • Crear o imaginar escenarios catastróficos.
  • Rechazar a las demás personas o evitar los espacios sociales.

También puede ser de interés:

¿Cómo afrontar la soledad?

Está más que claro que las personas tienen diferentes maneras de enfrentar las circunstancias que suceden en la vida. Pero si se quiere evitar la soledad, lo pertinente, explican los expertos, es procurar encontrar las maneras más adecuadas de responder ante las dificultades, sin que ello ponga en riesgo las relaciones con los otros o consigo mismo.

La clave, indican los investigadores, está en la autorreflexión: muchas veces la soledad proviene del aislamiento en que el que las personas tratan de resolver los problemas, por lo que tomarse un minuto para reflexionar en otras posibilidades puede ser de gran ayuda.

Ahora bien, es necesario entender que existe más de un tipo de soledad, como coinciden algunos especialistas en la materia. “La soledad no solo se siente mal, sino que también puede ser perjudicial para su salud”, resaltan desde los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

Esta sensación va más allá de la soledad física, es decir, la ausencia de otras personas en la misma habitación. De acuerdo con el Instituto Europeo de Psicología Positiva, se enumeran hasta cinco tipos de soledad: la existencial, emocional, positiva, transitoria y crónica.

“La soledad existencial hace referencia a una sensación de vacío, de no tener nada, no es exactamente la desesperación, sino una sensación de vacuidad y frustración”, explican desde la referida entidad.

Aislamiento
“La soledad existencial hace referencia a una sensación de vacío, de no tener nada, no es exactamente la desesperación sino, una sensación de vacuidad y frustración”, explican desde la referida entidad. - Foto: Getty Images

En contraste, la soledad emocional se asocia más a la sensación de vacío en las relaciones como los otros, por una pareja o un hijo, por ejemplo.

No todas las soledades son malas, la positiva es reflejo del ejercicio de introspección de las personas. Ejemplo de ello son los budas o las personas que se aíslan en búsqueda de una claridad, sin que ello les afecte en su estabilidad.

También puede ser cuestión de un momento, indican desde el mencionado instituto, como sucede al mudarse por primera vez solo o al terminar con la pareja.

En ocasiones se siente como una carga permanente. “Este tipo de soledad se caracteriza porque no depende de un contexto ni de una situación concreta, sino que la soledad se ha adueñado de ti”, aseguran desde el IEPP, definiendo a la soledad crónica.