mundo

“El sufrimiento es enorme”: OMS pide inversión en salud mental

Incluso antes de la covid-19, casi 1.000 millones de personas vivían con un trastorno mental, según la OMS.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a todos los países a invertir más en salud mental, afirmando que “el sufrimiento es enorme” y que se ha acrecentado con la pandemia de covid.

Incluso antes de la covid-19, casi 1.000 millones de personas vivían con un trastorno mental, indicó la agencia de la ONU en un informe sobre la situación de la salud mental del mundo.

Solo en el primer año de la pandemia, las tasas de depresión y ansiedad subieron en un cuarto, en un momento en el que los escasos recursos sanitarios estuvieron concentrados en luchar contra el virus.

Solo un 2 % de los presupuestos nacionales de salud y menos un 1 % de toda la ayuda internacional está dedicada a la salud mental, destacó el informe de la OMS. “Todas estas cifras son muy bajas”, declaró Mark Van Ommeren, de la división de salud mental de la OMS en una conferencia de prensa.

Van Ommeren señaló que nunca había habido tanto interés en la salud mental, pero que la inversión no ha subido. El funcionario destacó que el informe recalca que en todo el mundo “el sufrimiento es enorme”.

Según este recuento, una de cada ocho personas en el mundo convive con una enfermedad mental. Esta realidad empeora para las personas que viven en zonas de conflicto, donde una de cada cinco sufren algún trastorno.

Van Ommeren señaló que los jóvenes, las mujeres y las personas que ya sufrían algún problema de salud mental fueron afectados con más fuerza por la covid y las restricciones para frenar la pandemia.

El Informe Mundial sobre Salud Mental también destaca las brechas en el acceso al cuidado entre los distintos países. En las naciones de altos ingresos, más de un 70 % de las personas que sufren una psicosis recibe un tratamiento, frente a un 12 % en los países de bajos ingresos, indicó el funcionario de la OMS.

Depresión condujo a hombre al suicidio en México tras la muerte de su mascota.
Una de cada ocho personas en el mundo convive con una enfermedad mental. Esta realidad empeora para las personas que viven en zonas de conflicto, donde una de cada cinco sufren algún trastorno. - Foto: pascalgenest/ Getty Images

El informe insta a terminar con los estigmas asociados a las enfermedades mentales, destacando que hay 20 países en los que el intento de suicidio está criminalizado. También dijo que, aunque uno de cada 20 intentos de suicidio acaba en muerte, este sigue siendo la causa de más de una de cada 100 muertes en todo el mundo.

La OMS cita en el informe el caso de Enoch Li, de China, quien dijo que ella “solía mirar despectivamente a la gente que quería suicidarse”, hasta que una depresión severa la llevara a intentarlo.

“Estuve a unos momentos de morir”, dijo, señalando que su novio la salvó. “En el momento en que entendí que la depresión y la ansiedad pueden afectar a cualquiera y que no nos hace menos como persona, entonces me abrí al hecho de que necesitaba que otros me ayudaran para volver a ser yo misma”, dijo.

¿Cómo afectan las emociones la salud física?

Según el estudio Maps of Subjective Feelings, publicado por la National Academy of Sciences, cada emoción genera diferentes tipos de sensaciones físicas. Gracias a este estudio, que incluyó a 1.026 participantes, fue posible mapear las sensaciones físicas de 100 emociones –tanto negativas como positivas– y cogniciones.

A los participantes se les preguntó acerca de la intensidad, las sensaciones y el lugar del cuerpo en el que se sentía cada emoción.

Entre las conclusiones más importantes se encontró que las emociones se expresan de la misma forma para la mayoría de las personas y que hay una relación directamente proporcional entre la intensidad de cada emoción y la intensidad de la sensación física.

Estas son algunas de las sensaciones y reacciones físicas que producen las emociones:

  • Ira: aumenta la producción de adrenalina, se acelera la respiración y aumenta la presión sanguínea. La sensación física se ubica en la cabeza, las manos y el pecho.
  • Tristeza: se aumenta el consumo de energía y oxígeno, por lo que se genera un sentimiento de agotamiento. Además, la producción de serotonina y dopamina se reduce, a largo plazo puede causar falta de apetito e insomnio. La sensación física se ubica en la cabeza, el estómago y el pecho.
  • Vergüenza: al igual que en la ira, se produce una liberación de adrenalina, solo que en menor medida, lo cual causa la dilatación de vasos sanguíneos y aumenta el ritmo cardíaco. La sensación física se ubica en la cabeza.
  • Felicidad: se aumenta la producción de serotonina, endorfina, dopamina y oxitocina, los cuatro neurotransmisores que reducen el dolor y aumentan el nivel de relajación. En este estado no hay necesidad de recurrir al mecanismo de lucha o huida. La sensación física se ubica en la cabeza y en el corazón.

*Con información de la AFP.