Fumar no es bueno para la salud de la piel .Pantherstock

vida moderna

¿Cuánto tiempo tarda la piel en recuperarse después de dejar de fumar?

Es importante evitar esta práctica para mantener un buen estado de salud de la piel.

Uno de los daños en la salud más conocidos por fumar es el posible desarrollo de cáncer de pulmón. “Los cánceres de pulmón por lo general se agrupan en dos tipos principales, de células pequeñas y de células no pequeñas (incluyendo adenocarcinoma y carcinoma de células escamosas). Estos tipos de cáncer crecen de manera distinta y requieren distintos tratamientos. El cáncer de pulmón de células no pequeñas es más frecuente que el cáncer de pulmón de células pequeñas”, detallan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Sin embargo, esta no es la única afectación que puede sufrir el organismo. Fumar también tiene efectos negativos en la piel. Según explican los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, “fumar puede acelerar el proceso de envejecimiento normal de la piel, lo que contribuye a la formación de arrugas y a otros cambios en el aspecto del rostro. Estos cambios incluyen patas de gallo, líneas pronunciadas entre las cejas, un cutis desparejo, un tono grisáceo en la piel más clara, surcos profundos e hinchazón debajo de los ojos, arrugas alrededor de la boca y labios más finos”.

Cuantos más cigarrillos se fumen y el tiempo de realizar esta práctica sea mayor, aumenta el riesgo de tener arrugas prematuras.

“La nicotina, otras sustancias químicas que se encuentran en los cigarrillos, los hábitos de fumar y otros factores pueden contribuir a la aparición de arrugas y al envejecimiento prematuro de la piel”, indica la entidad de salud.

Aunque los expertos de Mayo Clinic señalan que el daño en la piel causado por el tabaquismo no puede revertirse, la dermatóloga Ana López Barri, presidenta de la Asociación Española de Mesoterapia, le contó al portal web Cuídate Plus que la mayor parte de los efectos del tabaco son reversibles y la apariencia de la piel puede mejorarse con tratamientos.

Para iniciar un tratamiento enfocado en mejorar la apariencia de la piel, resultado de fumar, es importante dejar de hacer esta práctica. “Para recuperar la piel se emplean cremas con estrógenos y con ácidos retinoico y glicólico, que aceleran la descamación de la piel, y se realizan peelings, con los que se consigue eliminar las células muertas y acelerar la regeneración de la piel. También es conveniente el consumo de suplementos que ayudan a combatir los radicales libres, como las vitaminas A y E, zinc y selenio”, explicó la experta a Cuídate Plus.

Los tratamientos enfocados en este propósito se caracterizan por estar complementados con otras medidas, como evitar la exposición solar y el consumo de alcohol. La dermatóloga señala que la mejoría puede notarse poco tiempo después. “La piel no se recupera del todo hasta pasados tres o cuatro años después de dejar de fumar”, agrega la especialista.

Es importante dejar de fumar para evitar complicaciones en el estado de salud. La marca especializada en cuidado de la piel Nivea señala que cuando se deja de realizar esta práctica, hay efectos positivos en la piel.

“Al abandonar este hábito, te despedirás de una serie de expresiones faciales muy características de los fumadores como fruncir los labios al inhalar. Este gesto acaba produciendo un antiestético “código de barras” en la parte superior del labio que, para colmo, nos hace parecer mayores que nuestra edad biológica”, explica.

¿Cómo cuidar la piel?

  • Evitar la exposición solar durante las 10:00 a. m. hasta las 4:00 p. m., debido a que en ese horario los rayos solares UV se intensifican.
  • Se debe usar protector solar (fotoprotector), incluso en los días donde aparentemente no hay sol. También se recomienda su aplicación diaria, aunque no se exponga la piel directamente a la luz solar. Las pantallas como las tabletas, celular y computadores también afectan la salud cutánea.
  • No utilizar lámparas o máquinas para broncearse.
  • Es importante tener en cuenta que en los lugares donde hay mayor altitud, más rápido se quema la piel.
  • Usar gafas, sombreros y gorras para proteger la piel de la exposición solar.