Tendencias
Expertos afirman que hierbas y suplementos pueden ayudar a mejorar la fertilidad, pero no hay estudios contundentes sobre este tema. Foto: Getty images.
Según la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud, se calcula que cerca del 12 % de las mujeres en edad reproductiva en Colombia que quieren quedar en embarazo no lo consiguen. - Foto: Foto: Getty images.

salud sexual

Día Mundial de la Fertilidad: cinco datos sobre la reproducción asistida

Una de cada seis parejas heterosexuales tiene dificultades para concebir y más de 100 millones de personas en el mundo sufren de infertilidad, según la OMS.

Las técnicas de reproducción asistida se han convertido en una opción para miles de mujeres solteras, así como para parejas heterosexuales y del mismo sexo, que no pueden quedar en embarazo de manera natural.

Cada 4 de junio se celebra el Día Mundial de la Fertilidad con el objetivo de generar conciencia sobre las dificultades para concebir que viven algunas personas, así como para destacar los avances médicos en los que la reproducción asistida es una posibilidad para alcanzar ese sueño.

La infertilidad es una enfermedad frecuente, pues, de hecho, una de cada seis parejas heterosexuales tiene dificultades para concebir y más de 100 millones de personas en el mundo la sufren, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, según la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud, se calcula que cerca del 12 % de las mujeres en edad reproductiva en Colombia que quieren quedar en embarazo no lo consiguen.

Para tomar la decisión de empezar una familia es clave tener a la mano la información confiable y completa sobre las opciones disponibles. Por este motivo, Profamilia comparte cinco datos sobre la reproducción asistida:

Durante el embarazo, el cuello uterino suele ablandarse de forma progresiva.
Cada 4 de junio se celebra el Día Mundial de la Fertilidad con el objetivo de generar conciencia sobre las dificultades para concebir que viven algunas personas. - Foto: Fundación Cardiovascular

¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad es la dificultad de conseguir un embarazo luego de completar un año intentándolo. La OMS la reconoció como una enfermedad, con el propósito de eliminar los estigmas en torno al tema y, así, promover que las personas busquen asistencia médica.

Cada vez son más los avances científicos que ayudan a las personas, por medio de la reproducción asistida, a cumplir con su proyecto de vida familiar.

Existen tratamientos de alta y baja complejidad

El portafolio de tratamientos de reproducción asistida es amplio y se puede dividir en dos tipos, según el grado de intervención médica requerida. Dentro de los tratamientos de baja complejidad están las relaciones dirigidas y la inseminación intrauterina, la cual consiste en depositar una muestra de semen en el útero.

Por su parte, el más conocido dentro de los de alta complejidad es la fertilización in vitro, en la cual se fecundan los óvulos en un laboratorio especializado en reproducción humana.

Los tratamientos de reproducción asistida no son solo para personas con infertilidad

Los tratamientos de reproducción asistida son utilizados también por las familias monoparentales y homoparentales que desean tener hijos o hijas, y necesitan de una asistencia médica para lograrlo, o incluso para las personas que no ven alineado su proyecto de vida actual con tener hijos y deciden aplazarlo.

En algunos tratamientos de reproducción asistida puede haber donantes involucrados

En algunos casos, la solución a las dificultades para concebir está en utilizar gametos, es decir, óvulos o espermatozoides de donantes. La donación es un acto altruista y en el caso de Profamilia Fertilidad, las donaciones son de carácter anónimo, tanto para el receptor como para el donante.

A los donantes se les realizan múltiples valoraciones y pruebas médicas, genéticas y psicológicas para asegurar la calidad y confiabilidad de las muestras.

¿Se parecerán los hijos a los padres cuando hubo un donante de óvulos o semen de por medio?

Sí. Además de buscar un donante con características físicas similares a las de los padres, es importante señalar que los hijos se parecen a sus padres no solo por el componente genético, sino de comportamiento.

En el tiempo que pasarán juntos, los hijos adoptan rasgos de la personalidad de sus padres, un proceso conocido como imprinting.