Glucosa, diabetes, glucómetro
Una dieta balanceada evita elevar el nivel de azúcar en la sangre - Foto: Getty Images

vida moderna

Diabetes: estos son algunos alimentos y bebidas que se deben evitar

Controlar la dieta evitará elevar los niveles de azúcar en la sangre.

La diabetes es una enfermedad crónica que puede afectar tanto a los niños como a los adultos. Una diabetes no controlada tiene muchas consecuencias graves, incluyendo enfermedades renales, ceguera, enfermedades cardíacas y otras complicaciones de salud. Además, la prediabetes también se ha vinculado a estas afecciones.

No obstante, es importante destacar que comer ciertos alimentos, puede elevar los niveles de azúcar e insulina en sangre y favorecer la inflamación, lo que puede aumentar el riesgo de alguna enfermedad.

Según el portal Mayo Clinic, una dieta contra la diabetes implica comer los alimentos más saludables en cantidades moderadas y cumplir los horarios de comida habituales. Además, una buena dieta contra la diabetes tiene que ser un plan de alimentación saludable, la cual contiene un alto nivel de nutrientes y bajo contenido de grasa y calorías.

Por otro lado, la Asociación Americana de la Diabetes afirma que la mayoría de los carbohidratos proviene de los almidones, las frutas, la leche y los dulces. Po eso, se debe limitar los carbohidratos que tienen azúcares agregados o granos refinados, como el pan blanco y el arroz blanco. En lugar de ellos, consumir los buenos carbohidratos de las frutas, verduras y granos enteros,

Diabetes
Ciertos alimentos, puede elevar los niveles de azúcar e insulina en sangre - Foto: Getty Images

Aquí algunos alimentos y bebidas que las personas con diabetes deben evitar:

Cereales para el desayuno

Comer cereales puede ser una de las peores maneras de empezar el día si se sufre de diabetes.

A pesar de las propiedades sobre la salud en sus cajas, la mayoría de los cereales son altamente procesados y contienen más carbohidratos de lo que muchas personas pudieran creer. Además, contienen muy poca proteína, un nutriente que puede ayudar a al organismo a sentirse lleno y satisfecho mientras se mantienen estables los niveles de azúcar en la sangre durante el día.

Para mantener el azúcar en la sangre y el hambre bajo control, hay que omitir la mayoría de los cereales y elegir un desayuno bajo en carbohidratos a base de proteínas en su reemplazo.

Bebidas endulzadas

Las bebidas azucaradas son la peor opción de bebida para alguien con diabetes, ya que son muy altas en carbohidratos. Por ejemplo, una lata de 12 onzas (354 ml) de refresco de cola aporta 38.5 gramos. A su vez, la misma cantidad de té helado y limonada endulzados contienen casi 45 gramos de carbohidratos exclusivamente de azúcar.

Además, estas bebidas están cargadas de fructosa, lo cual está vinculada directamente a la resistencia de la insulina y a la diabetes. Por esta razón, muchos estudios afirman que el consumo de bebidas azucaradas, puede aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con la diabetes como la enfermedad del hígado graso.

En otros estudios sobre adultos con sobrepeso y obesidad, afirmaron que el consumir 25 por ciento de calorías de bebidas altas en fructosa en una dieta para mantener el peso, llevó a un aumento de la resistencia a la insulina y la grasa abdominal, con una menor tasa metabólica y peores marcadores de salud cardíaca.

Para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y prevenir el riesgo de enfermedad, es mejor optar por consumir agua o té helado sin azúcar en lugar de bebidas endulzadas.

Yogur con sabor a fruta

El yogur natural puede ser una buena opción para las personas con diabetes. Sin embargo, las variedades que dicen contener sabor a fruta son muy diferentes. Este tipo de yogures con sabor, suelen estar hechos de leche descremada o baja en grasa y cargados de carbohidratos y azúcar.

Por ejemplo, una porción de 1 taza (245 gramos) de yogur con sabor a fruta, puede contener casi 31 gramos de azúcar, lo que significa que casi el 61 % de sus calorías provienen del azúcar.

Grasas trans

Las grasas trans artificiales son poco saludables, ya que se crean añadiendo hidrógeno a ácidos grasos insaturados para hacerlos más estables. Las grasas trans se encuentran en mantequillas, mantequilla de maní, productos huntables, sustitutos de crema y cenas congeladas.

Además, los fabricantes de alimentos suelen añadirlas a muffins, galletas y otros productos horneados para ayudar a ampliar la vida útil del producto. Sin embargo, las grasas trans no elevan directamente los niveles de azúcar en sangre, se han relacionado con el aumento de la inflamación, la resistencia a la insulina y la grasa abdominal, así como, los niveles más bajos de colesterol HDL (bueno) y el deterioro de la función arterial.

En 2018 la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), prohibió el uso de aceite parcialmente hidrogenado, ya que es la principal fuente de grasas trans artificiales en el abastecimiento de alimentos y en la mayoría de los alimentos procesados. Por eso, es mejor evitar cualquier producto que contenga las palabras “parcialmente hidrogenado” en su lista de ingredientes.

Pan blanco, pasta y arroz

El pan blanco, el arroz y la pasta son alimentos procesados altos en carbohidratos. Además, el consumo de pan y otros alimentos de harina refinada, ha demostrado que aumenta significativamente los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes tipo 1 y tipo 2.

Un estudio encontró, que los alimentos altos en carbohidratos no solo elevaron el azúcar en la sangre, sino que también disminuyeron la función cerebral en personas con diabetes tipo 2 y déficits mentales. Generalmente, estos alimentos procesados contienen poca fibra y la fibra ayuda a disminuir la absorción de azúcar en el torrente sanguíneo.

En otras investigaciones, se demostró que la sustitución de estos alimentos bajos en fibra por alimentos altos en fibra reduce los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes.

Bebidas de café aromatizadas

El café se ha vinculado a varios beneficios para la salud, incluyendo un menor riesgo de diabetes. No obstante, las bebidas con sabor a café deben considerarse un postre líquido en lugar de una bebida saludable.

Los estudios han demostrado que el cerebro no procesa alimentos líquidos y sólidos del mismo modo. Cuando el cuerpo bebe calorías, no se compensa comiendo menos más tarde, lo que potencialmente lleva al aumento de peso.

Además, las bebidas con sabor a café también están cargadas de carbohidratos. Por ejemplo, un frappuccino de caramelo de 16 onzas (473 mL) contiene 57 gramos de carbohidratos y el mismo tamaño del café de vanilla contiene 30 gramos de carbohidratos.

Para mantener el azúcar en la sangre bajo control y evitar el aumento de peso, se debe optar por café solo o espresso con una cucharada de crema espesa.

Miel, néctar de agave

Otras formas de azúcar también pueden causar picos de azúcar en la sangre. Estos incluyen el azúcar morena y los azúcares “naturales” como la miel, el néctar de agave y el jarabe de arce. Estos edulcorantes no son altamente procesados y contienen al menos tantos carbohidratos como el azúcar blanca. De hecho, la mayoría contienen más.

Aquí se muestran los niveles de carbohidratos de una porción de 1 cucharada de edulcorantes populares:

azúcar blanca: 12.6 gramos

miel: 17.3 gramos

néctar de agave: 16 gramos

miel de maple: 13.4 gramos

Por otro lado, las personas con prediabetes experimentaron aumentos similares de azúcar en la sangre, insulina y marcadores inflamatorios, independientemente de si consumieron 1.7 onzas (50 gramos) de azúcar blanco o de miel.