Tendencias
Expertos recomiendan comer vegetales verdes a diario que aportan la vitamina K2, la cual ayuda al cuidado de los huesos.  Foto: Getty images.
Los huesos pueden presentar dolor debido a fracturas o el desarrollo de enfermedades. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

salud

Dolor de huesos: tres jugos que ayudan a calmarlo

Esta afección puede ser generada por una fractura o enfermedades como cáncer, osteoporosis o artrosis.

El dolor en los huesos es menos común que el que se presenta en las articulaciones y los músculos, y a diferencia de estos, suele presentarse tanto en reposo como en movimiento, según información de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Normalmente, esta afección se da por una fractura, pero también puede ser ocasionada por enfermedades como el cáncer cuando ha hecho metástasis, la interrupción del suministro sanguíneo, un hueso infectado, una lesión, leucemia, osteoporosis y sobrecarga.

Cuando se presenta osteoporosis, los huesos se vuelven porosos y es más común en adultos mayores, como resultado de una deficiencia de calcio y vitamina D. Sin embargo, esta es una enfermedad que normalmente no causa dolor hasta que se produce un colapso de las vértebras o una fractura.

La osteoporosis hace que los huesos se adelgacen, debiliten y se vuelvan frágiles, lo que aumenta el riesgo de lesiones óseas, precisa una publicación de Medical News Today, escrita por Gillian D’Souza. Este fuente cita datos de la Fundación Internacional de Osteoporosis, según los cuales, una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años experimentarán una fractura de hueso debido a la osteoporosis.

El dolor en los huesos también puede ser resultado de afecciones inflamatorias como la artrosis, que se produce por el desgaste progresivo del cartílago de la articulación. Esta condición hace que los huesos se rocen uno contra otro, produciendo dolor e inflamación. El portal Mejor con Salud indica que esta molestia normalmente se presenta en las manos, rodillas, caderas y cuello, entre otros.

Si bien se trata de un padecimiento que normalmente requiere de tratamiento médico, existen algunos remedios caseros que pueden complementar las recomendaciones médicas y ayudar a aliviar y prevenir los dolores. Se trata de estos tres jugos naturales.

Naranja, papaya y yogur

Un buen remedio casero para los huesos y específicamente cuando una persona de osteoporosis, es el batido de naranja y papaya con yogur, que aporta calcio y vitamina D, nutrientes esenciales para la salud ósea. “La naranja y la papaya son de las pocas frutas que contienen una buena cantidad de calcio”, precisa el portal de salud y bienestar Tua Saúde.

Se requiere de un yogur enriquecido con vitamina D, una rebanada pequeña de papaya picada y medio vaso de jugo de naranja. Se mezclan todos los ingredientes en la licuadora y se bebe inmediatamente. Es importante tener en cuenta que este batido tiene mucha fibra y por esto también puede tener un efecto laxante.

Jugo de mora

El jugo de esta fruta es favorable para la salud de los huesos y para aliviar las molestias del dolor. La mora es rica en calcio y fósforo, minerales que ayudan a preservar los huesos y los dientes. Para elaborarlo, de acuerdo con Tua Saúde, se requiere de 200 gramos de mora, se ponen en la licuadora con un poco de agua y se bebe una vez esté listo.

“Además de evitar la osteoporosis, las moras son ricas en betacarotenos y vitaminas A y C, que previenen el envejecimiento precoz y proporcionando una piel y cabello más saludable”, precisa la mencionada fuente.

Apio y piña

Esta bebida es recomendable para desinflamar los tejidos gracias a que tiene propiedades diuréticas que ayudan a eliminar los líquidos causantes de la inflamación. Esto es gracias a que la piña cuenta con una enzima llamada bromelina, que detiene la fabricación de prostaglandinas inflamatorias del organismo. Su actividad antiinflamatoria ayuda tanto a tejidos blandos como a los músculos y articulaciones.

Se requiere de un manojo de apio, media piña picada y un vaso de agua. Se lava el apio, se pica y se lleva a la licuadora, al igual que los demás ingredientes y se procesa hasta obtener una mezcla homogénea, que debe consumirse de manera inmediata.