vida moderna

Dolor en los talones: los remedios naturales que ayudan a aliviarlo

Este padecimiento normalmente es leve, pero en ocasiones puede volverse incapacitante.


El dolor en el talón es un problema más común de lo que se cree. Suele presentarse debajo o justo detrás de este y en la mayoría de los casos, esta molestia no es el resultado de una lesión. Si bien en un principio suele ser leve, puede volverse grave y, a veces, incapacitante.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos asegura que las afecciones que pueden causar dolor en esta parte del cuerpo abarcan hinchazón y dolor en el tendón de Aquiles, inflamación en la parte posterior del hueso del talón, espolones óseos y fractura del hueso, entre otras.

Los expertos aseguran que este padecimiento normalmente comienza de forma gradual, sin daño en el área afectada y con frecuencia se desencadena al usar un zapato plano. En la mayoría de los casos, el dolor está debajo del pie, hacia la parte delantera del talón.

La biblioteca médica Medlineplus explica que existen diversas causas por las cuales se presenta esta molestia y en la lista destacan el uso de calzado con soporte o amortiguación deficiente, correr en superficies duras como el concreto, correr con demasiada frecuencia, rigidez en los músculos de la pantorrilla o el tendón de Aquiles, un giro súbito en el talón hacia adentro o hacia afuera o aterrizar con violencia o torpeza sobre los talones.

Para los especialistas, este dolor generalmente no es causado por una sola lesión, como una torcedura o caída, sino más bien como resultado del estrés repetitivo y el golpeteo del talón. La mayoría de las personas se recuperan en unos cuantos meses con tratamientos conservadores.

Los cuidados que se tengan en el hogar pueden ayudar a que el dolor de talón que no es severo desaparezca y por ello se pueden tener en cuentas las siguientes recomendaciones.

Descanso: evitar correr o estar de pie por largos períodos, caminar sobre superficies duras y cualquier actividad que pueda estresar los talones.

Hielo: colocar una bolsa de hielo envuelta en un paño sobre el área afectada durante unos 15 minutos puede ayudar a desinflamar. La recomendación es no aplicar el hielo directamente sobre la piel.

Calzado: los zapatos deben brindar un buen soporte, especialmente para los atletas.

Soporte para los pies: las cuñas y las taloneras pueden ayudar a aliviar los síntomas.

De igual manera, el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana, en España, ofrece algunas recomendaciones para evitar este tipo de patologías que producen dolor en esta parte del pie:

- Visitar al especialista periódicamente para realizar un estudio biomecánico y analizar así si es necesaria la aplicación de algún tratamiento específico de compensación del peso en la pisada.

- Usar un calzado adecuado, el cual no debe ser ni muy plano ni con un tacón excesivo y que sea flexible, adaptándose al movimiento natural del pie.

- Estirar los gemelos diariamente, con la rodilla totalmente extendida. Los especialistas sugieren que es muy eficaz, por ejemplo, ayudarse de un escalón y dejar que sea el peso del cuerpo el que haga el trabajo.

- Evitar el sobrepeso.

- Huir de un estilo de vida sedentario e incorporar la actividad física en la rutina diaria.